La naturaleza no tiene precio

  • La valoración es inseparable de la toma de decisiones. Cuando tomamos una decisión significa que previamente hemos llevado a cabo un juicio de valor. Muchas veces dicha valoración ocurre en nuestro subconsciente, por lo que no nos damos cuenta de que la hemos realizado.

Comparte esta noticia!

Definición de valoración: Reconocer, estimar o apreciar el valor o mérito de algo.

Un artículo científico publicado por la revista Nature en 1997, escrito por Robert Costanza y otros 12 coautores, atrajo la atención de la sociedad acerca de la valoración económica de la naturaleza. El valor de la naturaleza fue estimado entonces en 33 trillones de dólares. Años más tarde, en 2014, se publicó otro artículo actualizando dicho valor en 145 trillones de dólares.

¿Por qué asignar un precio a la naturaleza?

La razón para asignar un precio a los beneficios que obtenemos del medio ambiente (los denominados servicios de los ecosistemas) es simple: el sistema económico amenaza a la naturaleza porque esta última no tiene valor monetario.

La naturaleza no tiene precio

Mucho de lo que nos aporta la naturaleza es “gratis”, es decir, no es tenido en cuenta por la economía de mercado; véase, por ejemplo, los servicios que nos ofrecen los bosques, basados en la regulación de inundaciones o en la purificación del aire.

La idea se basa en que valorar económicamente los beneficios que nos aporta la naturaleza podría estimular su protección y conservación: si algo tiene un precio, esto deja de ser invisible para los gobiernos y las empresas, pasando a ser un servicio “valorado” y “protegido” debido a su contribución a la economía y a la sociedad.

Críticas a la mercantilización de la naturaleza

Desde la publicación del primer artículo mencionado, han sido múltiples las críticas que ha recibido la idea de poner un precio a los beneficios que los ecosistemas aportan a la sociedad, siendo las principales:

El sector medioambiental no debería “venderse” a una visión neoliberal de la naturaleza y al sistema económico causante de múltiples problemas sociales y ambientales: pobreza, desigualdad, cambio climático… . Basarse en un enfoque monetario para conservar la naturaleza es una decisión puramente capitalista y dependiente de un crecimiento económico insostenible.

PUBLICIDAD

Los beneficios económicos por conservar la naturaleza son menores que aquellos obtenidos por destruirla (para crear campos de cultivo, urbanizaciones…). La tasa de rendimiento ofrecida por la naturaleza será siempre menor a cualquier especulación e inversión financiera.

Tarde o temprano, poner un precio a la naturaleza contribuirá a su privatización y, por tanto, a su degradación en favor de actividades económicas a las que poco o nada les preocupa el estado del medio ambiente.

Se deberían de proteger los ecosistemas por razones puramente morales o estéticas, en lugar de razones económicas.

PUBLICIDAD

La valoración monetaria del medio ambiente es entendida como algo insensato y muy difícil de realizar. No se puede poner un valor a algo “intangible” como es la naturaleza, la vida humana o la belleza en general.

Estos argumentos tienen gran parte de razón y la mayoría de ellos están fundamentados en el miedo; un miedo a la privatización y a la degradación de los ecosistemas en los que tanto dependemos. Un miedo y falta de confianza en el sistema económico actual totalmente justificado, ya que éste no ha demostrado ser capaz de proteger y gestionar la naturaleza de manera sostenible.

Clarificar el objetivo principal de la valoración económica

Sin embargo, llegados a este punto, es necesario aclarar el mayor objetivo de valorar económicamente los servicios de los ecosistemas: la concienciación de la población sobre la importancia del medio ambiente y la consideración del medio ambiente en la toma de decisiones política.

PUBLICIDAD

Monetizar los beneficios que obtenemos de los ecosistemas contribuye a que personas que no estén familiarizadas con el lenguaje científico o técnico sean conscientes del gran valor que tiene el medio ambiente para la sociedad.

El dinero es, para bien y para mal, el indicador más conocido y utilizado en todo el mundo. Por ello, utilizar este lenguaje puede servir para aumentar la conciencia medioambiental de las personas.

Además, la valoración económica permite a los políticos y agentes responsables de la toma de decisiones conocer el valor aproximado de las tierras, usos de suelo, etc., que gestionan en su día a día. Por tanto, la monetización del medio ambiente puede utilizarse como una herramienta para mejorar la toma de decisiones política relativa al medio ambiente

PUBLICIDAD

Poner un precio a los beneficios que obtenemos del medio ambiente no implica “vender la naturaleza”. No hay que temer a la privatización en ese sentido; nadie va a privatizar y vender al mejor postor los bienes públicos relacionados con la naturaleza (el aire, el agua limpia de un río…).

Es algo imposible o muy poco probable. Otra cosa son las externalidades negativas del sistema económico, pero ese es otro tema. Al mismo tiempo, el discurso de qué es lo moralmente correcto debe ser paralelo, y no mutuamente excluyente, al discurso económico. Por esa regla de tres, también podría ser inmoral la protección de la naturaleza si esto implica el destierro de poblaciones indígenas, como ocurre actualmente.

No se debería tener miedo a unir la economía y el medio ambiente. Tal y como se menciona al principio del artículo, las decisiones políticas ya implican una valoración personal del medio ambiente, aunque ésta no se exprese en unidades monetarias.

PUBLICIDAD

Por tanto, la valoración, influenciada por múltiples factores personales y colectivos, ya está ahí, de manera consciente o inconsciente. Si ya se realiza una valoración “subjetiva”, ¿por qué no ponerle un precio – aunque sea aproximado – para que nos entendamos todos y poder así poner en valor la importancia del medio ambiente?

Es innegable la necesidad de una transformación socioeconómica hacia un sistema que sepa valorar el medio ambiente como se merece. Hace falta una especie de Capitalismo 2.0, más sostenible, más amable, menos depredador. Pero, mientras llevamos a cabo dicha transformación, la valoración económica del medio ambiente puede contribuir a concienciar personas, sobre todo políticos, acerca de nuestra dependencia en la naturaleza.

Al fin y al cabo, quizás todo lo que necesitábamos era un lenguaje común.

Julen González Redín
Doctor en Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente
Responsable de Proyectos de Sostenibilidad en Naider (Bilbao-Donostia)

La ‘Estrategia para la Conservación del Oso Pardo en los Pirineos’...

La ‘Estrategia para la Conservación del Oso Pardo en los Pirineos’ se queda corta

Baleares cuenta con más de 3.000 trampas para combatir la plaga de la...

Baleares cuenta con más de 3.000 trampas para combatir la plaga de la procesionaria del pino

Comentario/s

  • lino arturo pizzolon - sábado 16 mayo 2020

    Los así llamados "servicios ecosistémicos" con los cuales se llenan la boca hasta biólogos y ecólogos, -conferencia de aperetura en la reunión de la asociación argentina de ecología, por citar un ejemplo, constituye una abdicación de los ecólogos antes los economistas. Es una fanfarronada descomunal que se cree que la naturaleza está al servicio del ser humano (de algunos mejor dicho) .

  • S Quer - viernes 15 mayo 2020

    Un artículo muy interesante y buenos puntos aportados, y entiendo perfectamente los argumentos a favor pero aún así creo las razones por las que no deberíamos ponerle valor monetario siguen teniendo más peso. Soy mas versada a pensar que eso sería entrar en su juego, en su lenguaje más que ganar un lenguaje común, y por lo tanto jugar a sus reglas, las cuales por desgracia se rigen por ganancias. Sería como invitar a transformarlo en un juego que es lo que parece ser el capitalismo, el juego de unos pocos. Creo que nuestros esfuerzos deberían estar puestos en seguir intentando cambiar los valores de la sociedad , empezando por la reforma de la educación, que se valore más una excursión que un nuevo juguete, empatía entre nosotros y con la naturaleza. Sé que una no excluye a la otra , y que es un proceso tedioso y complicado por muchas razones. Entiendo que por desgracia todo lo que hemos avanzado en trenta años en conciencia medioambiental es poco en comparación con el ritmo al que se destruye, pero creo poner un valor económico a la naturaleza solo haría que retrasar el proceso más que pararlo. Aún así, como he dicho antes, buen análisis para reflexionar. Al fin y al cabo necesitamos presionar para más cambio de una forma u otra así que todo debate siempre es bueno.

  • Alberto - miércoles 13 mayo 2020

    La utilización de los recursos naturales, se ve afectada principalmente, por la presión económica y por los grandes intereses de grupos empresariales que se encuentran ocupados en sus extracción y aprovechamiento de una manera no sostenible. Vemos el caso emblemático del Amazonas en Brasil, cada día se extraen recursos del Amazonas en perjuicio del medio ambiente, El valor económico de los recursos naturales es el elemento fundamental para un manejo eficiente de los mismos.

  • pamela valdés - miércoles 13 mayo 2020

    Estimados, es muy interesante el debate que se plantea en vuestro artículo y creo es la primera vez que se hace. Lamentablemente, la mayoría de la raza humana valora o cuida cuando ésto pasa por ponerle un valor monetario a las cosas, sin considerar lo importante que se plantea acá, que la naturaleza trabaja y su aporte es GRATIS, por tanto creo, se debería considerar dicho planteamiento tan valioso, debido a que, igualmente habrá un porcentaje de la población que lo hará lucro o sacará provecho monetario de aquello, porque así es la esencia humana con su codicia y otras cosas, o como todo lo que pasa por manos de los seres humanos. Sin embargo, habrá un gran porcentaje que sí se cuidará, rescatará, preservará, etc., por que hay sectores que no pueden esperando se haga algo debido a que está desprotegido y no valorado. Además, se logrará tomar consciencia acerca de esto que es tan importante para todos nosotros y el mundo entero. Saludos y Gracias.

Deja tu comentario

Asturias renuncia a las estaciones de control de la contaminación en las Cuencas y en el Sur Occidente
CO2

Asturias renuncia a las estaciones de control de la contaminación en las Cuencas y en el Sur Occidente

Lamentamos que el Gobierno de Asturias no vaya a solicitar a Iberdrola y a Naturgy la cesión gratuita de las estaciones de control de...

Asturias. Sigue disparado el cancerigeno benceno, el tolueno y las partículas en Gijón
CO2

Asturias. Sigue disparado el cancerigeno benceno, el tolueno y las partículas en Gijón

En Gijón  se sigue disparando la contaminación del cancerígenos benceno y del tolueno junto a las peligrosas...

Enagás, neutra en carbono en 2040
CO2

Enagás, neutra en carbono en 2040

Enagás ha acelerado su objetivo de ser neutra en carbono al año 2040, 10 años antes de su estimación de hace...

¿Hormigón sin cemento?
CO2

¿Hormigón sin cemento?

Estos productos ecoamigables tendrán una baja huella de carbono en comparación con el hormigón convencional, pues...

Comunidad energética. Tranesol y Sapiens Energía impulsan los primeros proyectos  agro-fotovoltaicos de España
Energías Renovables

Comunidad energética. Tranesol y Sapiens Energía impulsan los primeros proyectos agro-fotovoltaicos de España

Los municipios de Picassent y Montserrat acogerán los primeros proyectos desarrollados en alianza por Sapiens Energía y Transición...

La revolución del almacenamiento de las energías renovables ya está aquí
Energías Renovables

La revolución del almacenamiento de las energías renovables ya está aquí

Supongo que a todos nos ha pasado. Haber cocinado demasiado, y, o te comes la comida o la tiras.

Genesal Energy se compromete con la Agenda 2030
Energías Renovables

Genesal Energy se compromete con la Agenda 2030

La empresa muestra su apoyo a los ODS en su apuesta por modelos energéticos sostenibles y proyectos que impulsan las energías...

EDP Renováveis ‘al alza’
Energías Renovables

EDP Renováveis ‘al alza’

EDP Renováveis (EDPR) obtuvo un beneficio neto de 556 millones de euros en 2020, lo que representa un incremento del 17% con respecto...

Un pastor alemán predice el sexo del bebé antes que los padres (video)
Animales de Compañía

Un pastor alemán predice el sexo del bebé antes que los padres (video)

La pareja compuesta por Nathan Ryles, de 28 años, y Tori Stevens, de 27, de Adelaida, Australia, están a punto de convertirse en padres y,...

Entrañable, un perro anciano sigue yendo de excursión con su dueño (video)
Animales de Compañía

Entrañable, un perro anciano sigue yendo de excursión con su dueño (video)

Tras varias cirugías a cuestas y teniendo en cuenta los achaques de la edad, esta perrita no está para muchos trotes. Sin...

El Gobierno ‘progresista’ de España deja solo a los animales en los procedimientos judiciales
Animales de Compañía

El Gobierno ‘progresista’ de España deja solo a los animales en los procedimientos judiciales

De confirmarse el anteproyecto para modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal, se impedirá a las entidades de protección...

Las multas por no recoger excrementos de perro no llegan a dos al mes de media en ciudades españolas
Animales de Compañía

Las multas por no recoger excrementos de perro no llegan a dos al mes de media en ciudades españolas

Las capitales españolas pusieron una media de 21 multas en 2019 por abandonar los excrementos de los perros en la vía...