Siemens apuesta por la energía mareomotriz

Desde hace mucho la energía  marina parecía un nicho de mercado muy pequeño, capaz de cubrir solo un escueto porcentaje de las necesidades energéticas globales. Pero esta aparentemente limitada fuente de energía está llamando la atención de grandes empresas, entre ellas Siemens. El gigante alemán de la ingeniería ha pasado de tener menos del 10 por ciento a tener el 45 por ciento de las acciones de Marine Current Turbines, una empresa que desarrolla sistemas de explotación de la energía mareomotriz con sede en Bristol (Reino Unido). Su atractivo, según Michael Axmann, director financiero de la división solar e hídrica de Siemens es la previsibilidad de la energía marina.

A los operadores de plantas solares y eólicas les cuesta mucho predecir los resultados para el día de mañana y las malas previsiones meteorológicas pueden sembrar el caos en la planificación de la transmisión energética y los precios del mercado. Por el contrario, las fuerzas gravitatorias de la luna y el sol, que controlan los ciclos de las mareas, son un método seguro para prever la producción de las plantas generadoras de energía a partir de las mareas. “La producción de energía de los sistemas se podría calcular con siglos de antelación”, afirma Axmann.

La consecuencia de esta previsibilidad podrían ser mayores ingresos. Axmann señala que el poder de las mareas “no está sujeto a la volatilidad. Esto aumenta el valor de la energía producida y por lo tanto hace que el negocio sea más fiable tanto para el inversor como para el operador”.

Axmann no quiso decir cuánto valor añade esa previsibilidad. Pero anticipa que, para 2020, las turbinas marinas proporcionarán energía a un coste que será competitivo con el de la energía eólica marina, a pesar de los retos de ingeniería que se presentan a la hora de hacer operaciones submarinas.

El director general de Marine Current Turbines, Andrew Tyler, afirma que una combinación de la reducción en los costes con los incentivos gubernamentales asegurará la rentabilidad de las plantas de energía mareomotriz de su empresa. Espera obtener rentabilidad sobre la inversión para las dos primeras plantas marinas de la empresa: una serie de cuatro turbinas propuesta para las aguas de la isla de Skye (Escocia) y una serie de cinco turbinas en la costa noroeste de Gales.

La reducción de los costes será resultado, en parte, de escalar la capacidad de sus unidades de doble rotor a dos megavatios, en comparación con el 1,2 megavatio que generaba su turbina de demostración y que ha estado produciendo electricidad en Stranford Lough (Irlanda del Norte) desde 2008. Futuras reducciones de costes -afirma Tyler- provendrán principalmente de la eficacia a la hora de montar el equipo y la logística que conlleva, aprovechando la experiencia de Siemens en esos campos.

La empresa también espera obtener incentivos en forma de subvenciones para el montaje por parte de los gobiernos del Reino Unido y Escocia. Las plantas mareomotrices también proporcionarán a la empresa créditos de generación de renovables, necesarios para cumplir con el estándar de energías renovables del Reino Unido. El mes pasado el país anunció planes para aumentar los créditos concedidos a las plantas de olas y mareas de dos a cinco por cada megavatio-hora de energía generado. En comparación, las plantas eólicas marinas obtienen dos créditos y las plantas eléctricas que queman biomasa obtienen uno por cada megavatio generado.

Tyler calcula que sus primeras plantas producirán de 15.000 a 20.000 megavatios-hora por año, lo que quiere decir que sus series de turbinas podrían obtener 3,75 millones de libras (unos 4,4 millones de euros) anualmente en forma de subvenciones.

Tyler afirma que el respaldo de Siemens será fundamental para reunir los 100 millones de libras (unos 117 millones de euros) de inversión privada necesarios para financiar los proyectos. “Cambia completamente su percepción sobre nuestra credibilidad”, sostiene.

El grupo Alstom, con sede en París y competidor de Siemens en la fabricación de equipos energéticos y trenes de alta velocidad tiene previsto introducirse en la energía mareomotriz el año que viene. Alstom está construyendo una turbina de demostración de un megavatio usando tecnología con licencia de Clean Current Power Systems (Canadá). En una reunión en Bali el mes pasado, Phillippe Gilson, director de energía marina en Alstom, afirmó que la empresa piensa instalar la turbina completamente sumergible de 20 metros de altura en la Bahía de Fundy frente a Nueva Escocia (Canadá) en 2012.

 

Peter Fairley – Lía Moya – www.technologyreview.eswww.centrodeinnovacionbbva.comwww.innovaticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés