El capricho de los famosos

Aseguran que les gustaría pasar desapercibidos, pero ninguno se pasea en un pequeño Corsa o en un discreto Peugeot. Incluso, los famosos menos pedorros demuestran ser caprichosos a la hora de elegir coche.

Es el caso del tensita Rafa Nadal, que con sólo 23 años pilota un Aston Martín DBS, valorado en 200.000 euros.

Otro español, David Bustamante, compagina el amor a su mujer y a su hija con el que tiene a su Ferrari 599 GTB. Por él ha pagado cerca de 250.000 euros.

Sergio Ramos lo prefiere blanco: un Audi R8 que pone a cualquiera los dientes largos. Aunque tampoco está del todo mal el Porsche 911 de Cristiano Ronaldo.

- Advertisement -

Para David Beckham, los coches son una afición comparable a la moda. Por eso no tiene ni uno ni dos, sino una decena.  El pasado año pagó 400.000 euros por un espectacular Rolls Royce.

Y para caprichos, el de Arnold Schwarzenegger. El actual gobernador de California guarda en su garaje, entre otros, un Excalibur personalizado. Nada que ver con los agresivos carros que acostumbrábamos a verle conducir  en el cine.

Leonardo Di Caprio presume de su compromiso con el desarrollo sostenible. Por eso, conduce el primer híbrido en producirse en serie en EEUU: Un Toyota Pryus.

El mismo modelo ha elegido su compañera de profesión, Julia Roberts, tan obsesionada con el medio ambiente que confiesa no utilizar desodorante…

Para seguir leyendo, fuente y autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés