El Scooby Doo de ‘carne y hueso’

Presley tiene miedo a las bolsas de plástico, a los perros pequeños e incluso a la aspiradora, a pesar de tener un tamaño que impondría a cualquiera que estuviera delante. Sin embargo, lo que despierta este Scooby Doo de la vida real es ternura y bondad a todo aquel que se le acerca.

Presley es un Gran Danés de 1,8 metros de alto y 82 kilos cuyas colosales dimensiones no son las únicas que le asemejan al perro de la pandilla setentera de adolescentes más recordada de la televisión. Su pánico y miedo a todo lo que le rodea es otro punto a su favor para haberse ganado el apodo de Scooby Doo.

Presley tiene miedo a las bolsas de plástico, a los perros pequeños e incluso a la aspiradora, a pesar de tener un tamaño que impondría a cualquiera que estuviera delante. Sin embargo, lo que despierta este Scooby Doo de la vida real es ternura y bondad a todo aquel que se le acerca.

Sian Barrett, de 47 años, es la dueña de esta criatura y asegura que con cada susto que Presley se lleva, ella tiene que ir corriendo a consolarlo con un confortable abrazo.

Normalmente, cuando este Gran Danés de 82 kilos se encuentra con un perro más pequeño que él, sale corriendo a esconderse a su lugar de confort. Ni qué decir tiene de la fobia que le ha cogido a las bolsas de plástico, motivo por el cual Sian ha tenido que esconderlas todas de su vista.

La propietaria de Presley, quien dirige una tienda de alimentos para mascotas, piensa que la actitud cobarde de su perro se debe al hecho de que ella ha estado criándolo desde que nació y, quizá, el perro la vea como una figura materna.

Lo cierto es que este gigante peludo de cuatro patas y cara de bonachón no sólo se ha ganado a los vecinos de la señora Barrett, en Twitter la noticia ha calado hondo entre el público británico y ha despertado la lectura entre los internautas.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés