Gran Bretaña anegada hasta el cuello

El primer ministro, David Cameron, ha asegurado que enviará más ayuda militar a la zona mientras los efectivos del Ejército ya desplegados han evacuado entre 300 y 400 personas de sus casas en York, afectada por la crecida del rió Ouse, cuyo caudal seguirá aumentando hasta el lunes, según han señalado fuentes locales.

El Ejército británico ha ayudado este domingo en las tareas de rescate de centenares de personas afectadas por las inundaciones en la ciudad de York, ocasionadas por las fuertes lluvias que han provocado incidentes semejantes por todo el norte de Reino Unido en las que ya son las peores inundaciones en la región en 70 años.

El primer ministro, David Cameron, ha asegurado que enviará más ayuda militar a la zona mientras los efectivos del Ejército ya desplegados han evacuado entre 300 y 400 personas de sus casas en York, afectada por la crecida del rió Ouse, cuyo caudal seguirá aumentando hasta el lunes, según han señalado fuentes locales.

Asimismo, cerca de 100 soldados han ayudado a los servicios de emergencia en las áreas más afectadas de West Yorkshire, incluida la ciudad de Leeds, según ha informado la Policía.

- Advertisement -

«Nos enfrentamos a una situación increíblemente seria», ha declarado Cameron a la cadena de televisión Sky News, tras la reunión de emergencia con su gabinete ministerial. «El alto nivel de los ríos más las fuertes precipitaciones han creado efectos sin precedentes y algunas inundaciones muy serias», ha añadido, además de confirmar que se desplegarán «más recursos y efectivos militares para ayudar».

La cantidad correspondiente a un mes entero de lluvias ha caído en el norte de Inglaterra durante los últimos días y las inundaciones han alcanzado a varias ciudades importantes, entre las que se incluyen Manchester, Rochdale o Leeds. Así, más de un centenar de amenazas por inundación permanecen este domingo activadas, entre ellas varias advertencias de peligro mortal.

Por su parte, la compañía Electricity North West ha señalado que sus ingenieros habían logrado restaurar el suministro de energía a cerca de 18.000 consumidores desde el sábado, pero que 7.524 casas en Lancashire y Greater Manchester se encontraban aún sin electricidad.

La secretaria de Medio Ambiente, Elizabeth Truss, ha declarado que, a pesar de que lo peor de las precipitaciones ya ha pasado, todavía existe peligro potencial de nuevas inundaciones.

«En muchas áreas el impacto de las fuertes precipitaciones sobre un suelo ya saturado de agua ha creado una situación sin precedentes, con el nivel de los ríos superando su máximo caudal hasta la fecha a lo largo de Lancashire y Yorkshire, lo que ha dado lugar a fuertes inundaciones que afectan a más de 3.500 propiedades y ha obligado a evacuar cientos de casas», ha añadido.

La firma de contabilidad PwC ha señalado que las pérdidas económicas podrían encontrarse alrededor de los 1.700 millones de euros, de los cuales cerca de 1.400 millones serían bienes asegurados.

«Si esta cantidad de lluvia se mantiene y las áreas que ya se encuentran bajo amenaza de inundación acaban finalmente por inundarse, pudiera ser que las pérdidas económicas alcanzaran los dos mil millones de euros, con la consecuente subida adicional del número de bienes asegurados afectados», ha informado el director de la firma, Mohammad Khan.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés