Compromiso por Galicia quiere un pacto político para lograr una ley unánime de lucha contra incendios

Un pacto de las fuerzas parlamentarias gallegas para poner en valor el monte y luchar, con un programa a medio plazo, contra los incendios, que termine en la elaboración de una Ley por unanimidad parlamentaria es el objetivo que se plantea Compromiso por Galicia, sin representación autonómica y con 70 ediles, para hacer frente a un problema en el que la Xunta del PP cosechó «un fracaso absoluto», según dijo.

   En una rueda de prensa en la que también participó el concejal de CXG en Cualedro, Eduardo Carnero, el coordinador territorial en Ourense, Xosé Manuel Pérez Bouza, se refirió a la «mala política forestal» con falta de medidas de prevención que abocaron al «fracaso total» de los programas de extinción, antes Infoga y ahora Pladiga, «que consumen miles de millones de euros en la defensa contra el fuego».

   Ante un problema que calificó como «estructural» desde hace más de 20 años, se le suman en los últimos años variables nuevas como la desprofesionalización de las brigadas con la incorporación otra vez de brigadistas contratados por los ayuntamientos sin cubrir los mínimos de preparación, la privatización del operativo que ya es más del 50 por ciento y el aumento de la descoordinación.

EN CUALEDRO 30.000 EUROS CADA HORA

   Como ejemplo de la situación general de operativo gallego, según Pérez Bouza, el edil de Cualedro detalló que en la extinción de los primeros grandes incendios del año en Galicia, en ese municipio y en el vecino de Monterrei, trabajaron medios de extinción de 12 organismos, entidades diferentes, «y el fracaso fue evidente»,

- Advertisement -

   Según Carnero, los primeros en llegar a la zona de los incendios fueron las brigadas municipales. «Un fuego que todos sabemos que se pudo apagar al principio, acabó como acabó porque faltó profesionalidad», detalló.

   El coste final de la extinción, según dijo Carnero aludiendo a datos oficiales, fue de 30.000 euros cada hora de trabajos a cargo de personal de la Xunta, ayuntamiento, Protección Civil, antiguos Grumir, servicio 112, empresa Seaga, Parque de Bomberos de Verín, empresa Tragsa, Ministerio de Medio ambiente, militares de la UME y otros.

   «Eso no hay quien lo coordine y de hecho, a pesar del mando único del que habla la Xunta, para conseguir que la Unidad Militar de Emergencias hiciese un trasvase de agua de sus recursos a los de la Xunta, había que hablar con no sé cuántos mandos intermedios del ejército», ha detallado Carnero.

   Aludió, además, a la ausencia del alcalde, en crucero por Italia, según dijo. «Aunque todo el mundo tiene derecho a vacaciones, él no se acercó por el pueblo hasta diez después del incendio, pese a que tiene dedicación exclusiva», ha lamentado, antes de agregar que «al menos, debería estar localizable, y sólo la conselleira de Medio Rural dijo que consiguió hablar con él durante la crisis».

NADA NUEVO PERO LEY YA

   Pérez Bouza ha relatado que las propuestas de CXG no son nada nuevo. «Y llevamos años oyéndolas en diferentes foros», de hecho recordó que se llegó a elaborar una ‘Declaración de Santiago’ en 1989 con contenido semejante, «pero es preciso que todo se lleve a una Ley con dotación económica para programas acciones durante diez o veinte años».

   Según el coordinador de Compromiso en Ourense, no son suficientes las medidas aportadas por el presidente de la Xunta Núñez Feijóo, como «aumentar las medidas represivas» contra los que prenden fueron «ni es suficiente» instar a los vecinos «a que hagan de policías», añadió.

   Argumentó que cada año, en Galicia, se detiene a «poco más» de un ciento de personas presuntamente incendiarias, de las que «sólo unos 15 llegan a sentarse en el banquillo y sobran los dedos de una mano para contar los que son condenados».

   «No valdrá de nada que se aumenten los años de pena para esos tres o cuatro condenados, sino que hace falta algo de más calado», ha señalado, antes de referirse a la ley que quieren impulsar a través de contactos para explicar las propuestas a comunidades de propietarios de montes, colectivos ecologistas, partidos políticos y a toda la sociedad.

«PINCHAR LA BURBUJA ECONÓMICA DE INCENDIOS»

   Pérez Bouza abogó por planes de prevención plurianuales para desbroces y puesta en valor de la riqueza forestal gallega, para que la extinción sea el menor de los gastos. «Y pinchar así la burbuja económica que ya es la extinción de incendios, responsable de buena parte de los fuegos que hay en los montes, pues aparecen llamas en lugares donde ya no hay cabezas de ganado, cuyos propietarios siempre eran el centro de las sospechas», agregó.

   «No cargo contra los brigadistas que están en el paro, sino contra los que tienen contratos de 14 millones de euros por trabajar en la extinción», ha especificado.

   Con el precedente de la declaración de Santiago, durante una de las presidencias de Manuel Fraga, Pérez Bouza apeló a los partidos parlamentarios para que saquen el tema de los incendios de la lucha política y aprovechen las «buenas medidas» iniciadas por el bipartito como el banco de tierras, entre otras, «anuladas en Galicia porque no hubo consenso políticos, aunque copiadas en el resto del mundo».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés