WWF se opone al plan de la Junta de amnistiar el uso ilegal del agua en Doñana

WWF rechaza la propuesta de Plan de reordenación de regadíos que plantea la Junta de Andalucía y que a juicio de la organización supone «amnistiar el uso ilegal de agua en Doñana». Esta postura la expondrán este viernes en la reunión del Consejo del Espacio Natural de Doñana.

   En una nota, ha remarcado que tras más de una década pidiendo que se reordenen los regadíos de la zona fresera de Doñana para «reducir sus impactos ambientales y acabar con la inseguridad jurídica de los agricultores», rechazan este plan.

   Han indicado que, tal y como se ha diseñado, el plan no resolverá los problemas ambientales de Doñana y consolidará una situación de competencia «desleal» entre agricultores, «poniendo al mismo nivel a los que respetan la ley y a los que no». La organización pide un informe negativo del plan y que se modifique para que resuelva los problemas de la agricultura en Doñana a largo plazo y no se limite a legalizar regantes ilegales.

   Por tanto, WWF rechaza ‘el Plan de la Fresa’, presentado por la Junta de Andalucía, porque pretende descatalogar 2.000 hectáreas de Monte Público transformadas «sin permiso» en regadíos y pedir a la Administración del Estado que «ignore que 4.000 hectáreas continúan regando de pozos ilegales».

- Advertisement -

   La organización acude este viernes a la reunión del Consejo del Espacio Natural de Doñana, que debe informar el plan, para «oponerse a que se amnistíe el uso ilegal del agua y el suelo en la zona».

   Según ha apuntado WWF, «esta propuesta de la Junta de Andalucía no sólo cuestiona el estado de derecho, sino que conlleva graves consecuencias ambientales, sociales y económicas».

   Han remarcado que «la actual dispersión de fincas y de infraestructuras asociadas, resultado de un crecimiento agrícola no planificado -caminos, tendidos eléctricos y ahora tuberías- tiene un coste de mantenimiento muy elevado para las administraciones, incluidas las locales».

   De hecho, destacan que el plan prevé una inversión de casi 22 millones de euros para este fin, coste que deberán asumir el Ministerio de Medio Ambiente, la Junta y los Ayuntamientos, «aunque no queda claro en qué proporción ni con qué nivel de compromiso». Esa dispersión de infraestructuras y de fincas supone además «un importante efecto barrera» que afecta a la conservación del Parque Nacional de Doñana, que no se superará con la creación de corredores teniendo en cuenta que «en ellos se podrá mantener casi cualquier actividad y que no hay un plan de restauración claro previsto para ellos».

   WWF recuerda que el acuífero de Doñana, que abastece de agua al Espacio Natural de Doñana, pero también a los vecinos de la comarca y a los propios agricultores, sigue empeorando cada año aunque llueva, como confirman los informes de la Confederación del Guadalquivir y UNESCO, y el propio Plan de la Fresa.

   En consecuencia, con la dotación prevista en el Plan y el agua disponible, incluso si se consiguiera que todos los agricultores respetasen su dotación y los usuarios legales no pusieran trabas a la revisión de sus permisos, en el caso más optimista, cada año seguirían sacándose del acuífero 4,3 hm3 de más.

   Según ha añadido el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, la organización lleva años trabajando por un plan de ordenación que haga «compatibles agricultura y naturaleza, no por una amnistía que premia al que ha incumplido la ley y no resuelve los problemas ambientales del Espacio Natural de Doñana».

   A su juicio, «el documento presentado por la Junta de Andalucía es inaceptable. El futuro de Doñana exige que la Consejería de Medio Ambiente modifique el plan en beneficio de los agricultores legales y el medio ambiente y no cree un peligroso precedente con esta amnistía».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés