Barcelona obtiene 180 m3 de acolchado gracias a la recogida de los árboles de Navidad

Finalizada la recogida de restos vegetales de los adornos navideños y árboles de Navidad, el Ayuntamiento ha obtenido 180 m3 de acolchado o mulching que se usará para enriquecer y airear la tierra de los espacios ajardinados de la ciudad . Estos 180 m3 pueden servir para cubrir unos 3.500 m2 de parterres.

El acolchado, formado por los residuos vegetales triturados, es un elemento de jardinería que permite mejorar la retención de humedad y la aireación del suelo, al tiempo que ayuda a evitar la aparición de malas hierbas. En Barcelona el acolchado se deposita sobre la tierra vegetal ya sea en el interior de parques y jardines como en pequeños espacios ajardinados en las calles de la ciudad, principalmente en zonas de arbustos, planta vivaz y en grupos de rosales.

Con esta actuación finaliza la campaña de recogida, en marcha el 7 hasta el 17 de enero con la instalación de 220 puntos de recogida de árboles de Navidad y elementos vegetales navideños para todos los distritos de la ciudad, para evitar abandonos incívicos que perturben el espacio público y para aprovechar un recurso natural para la mejora del mantenimiento de los espacios ajardinados de la ciudad.

Los árboles recogidos han sido transportados para su reciclaje en el vivero municipal, donde se han triturado para ser convertidos en acolchado, previo proceso de maduración de estos restos. Este proceso requiere de dos o tres meses de tratamiento para obtener una buena calidad de acolchado. El material resultante se depositará en los espacios verdes de la ciudad a lo largo del primer semestre del año.

Anualmente se realiza una nueva aportación de almohadillado en estos espacios para garantizar los beneficios de este material en el marco de las tareas de jardinería que se llevan a cabo a lo largo del año.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil

Qatar 2022: fútbol a todo gas