Conserva tu ‘cintura’ comiendo yogur

«Científicamente hablando no se puede concluir que el yogur provoque una pérdida de peso, pero la tendencia observada en este análisis es prometedora», ha explicado Irene Lenoir-Wijnkoop, una de las autoras de este trabajo que publica la revista Internacional Journal of Obesity.

Una revisión de estudios de investigadores de la Universidad de Utrecht, en Países Bajos, ha observado que las personas que comen yogur de forma regular suelen tener menos grasa corporal y un perímetro de cintura más pequeño, aunque no queda claro cuál de los dos factores es la causa de esta asociación.

«Científicamente hablando no se puede concluir que el yogur provoque una pérdida de peso, pero la tendencia observada en este análisis es prometedora», ha explicado Irene Lenoir-Wijnkoop, una de las autoras de este trabajo que publica la revista ‘Internacional Journal of Obesity’.

Los investigadores revisaron 22 estudios y en trece de ellos analizaron la ingesta de yogur durante un periodo concreto, observando que quienes comían de forma habitual este derivado lácteo pesaban menos y tenían una constitución corporal más saludable.

Y en los estudios más rigurosos, en los que los sujetos fueron asignados al azar a comer yogur o no mientras se monitorizaba su peso, los resultados fueron similares. Aunque se observó una pérdida de peso significativa en el grupo de yogur, no pueden confirmar que las diferencias en el consumo de calcio sean las responsables.

«El yogur tiene varios micronutrientes que pueden tener potenciales efectos beneficiosos, como el calcio, que está implicado en el metabolismo de la grasa», ha apuntado Nita Forouhi, investigadora de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) que no ha participado en el estuido, que también defiende los posibles efectos del yogur frente a la obesidad «gracias a su efecto sobre el microbioma intestinal».

Los autores consideran que faltan ensayos controlados y aleatorios que pongan a prueba diferentes tipos de yogur para determinar si influye en la pérdida de peso, ha añadido Lenoir-Wijnkoop.

«Para detectar un efecto causal sería fundamental contar con un número suficiente de participantes, un seguimiento suficientemente largo (de al menos 12 meses) y un diseño adecuado para identificar los efectos beneficiosos del yogur», dijo.

Mientras tanto, entre sus hipótesis apuntan a que la pérdida de peso se asocie a que quienes lo consumen regularmente tienen hábitos alimenticios más saludables o a que genera «un efecto positivo para la sensación de saciedad».

De hecho, Lenoir-Wijnkoop ha reconocido que entre los consumidores de yogur hay un mayor consumo de fruta y cereales, al tiempo que también comen menos comida rápida y carnes procesadas. También son más activos físicamente y menos propensos a fumar, según se ha observado en la revisión de estudios.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés