La huerta ‘bio’ de Europa en BioCultura Sevilla

En 2014, la producción ecológica en Andalucía, en hectáreas certificadas, ha crecido un 20%. En 2015, se ha superado el millón de hectáreas. Lo ha anunciado recientemente la consejera del organismo pertinente, Carmen Ortiz.

FIBES, en Sevilla, será el escenario, el último fin de semana de febrero, de BioCultura Sevilla. En la comunidad autónoma andaluza la producción “bio” no deja de crecer. En 2015, ya supera el millón de hectáreas dedicadas a la agricultura ecológica. Ahora sólo falta que la huerta ecológica de Europa sea, también, la huerta nacional.

En 2014, la producción ecológica en Andalucía, en hectáreas certificadas, ha crecido un 20%. En 2015, se ha superado el millón de hectáreas. Lo ha anunciado recientemente la consejera del organismo pertinente, Carmen Ortiz. Por otro lado, también en 2015, y según la misma fuente, el número de operadores experimentaría asímismo un aumento de en torno al 30%. Está claro que la producción ecológica en Andalucía es todo un fenómeno, no solo por las favorables condiciones climatológicas y demás, sinó que, por otro lado, esta comunidad autónoma cuenta con una gran emprendeduría ecológica en el primer sector. Andalucía es, sin lugar a dudas, la huerta orgánica de Europa. Ahora, de lo que se trata, para cerrar el círculo ecológico, es que sea la huerta de la propia Andalucía y del resto del estado español.

BAJO CONSUMO INTERNO

Alejandro Brome es miembro de la Junta Directiva de FACPE (Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos), de la que forma parte por su pertenencia a la cooperativa La Ortiga. Pablo Bolaño charló con él para, ahora que ya es una realidad cercana BioCultura Sevilla, conocer más del sector “bio” andaluz. En Andalucía, la producción de alimentos ecológicos es muy fuerte. Pero el consumo está por debajo de otras comunidades. ¿A qué se debe? Brome dice: “No es una respuesta sencilla y sería objeto de un estudio sociológico sobre las particularidades de la cultura andaluza y de su realidad socioeconómica.Parece claro que en Andalucía, como en otras comunidades, la conciencia ecológica no está muy arraigada en la población, aunque no me atrevo a dar una explicación medianamente convincente. Igualmente, la cultura relacionada con una alimentación saludable tampoco está muy extendida, pero hay que tener en cuenta que la alimentación tradicional andaluza ha sido siempre muy mediterránea y razonablemente natural y saludable, o al menos es la creencia de la mayor parte de las andaluzas y andaluces, por lo que la alimentación ecológica podría tener una menor capacidad de diferenciación y de convicción”. El precio puede tener algo que ver… “Evidentemente, también influye la capacidad adquisitiva. El alimento ecológico puede ser sensiblemente más caro, especialmente en el elaborado, no así o mucho menos en el fresco. En una sociedad en la que cada vez se consume menos alimento fresco y más alimento elaborado, envasado, congelado, etc., consumir ecológico a un precio razonable, para familias con una capacidad adquisitiva baja o media, implica a su vez un cambio de hábitos culinarios que muchas familias no son capaces de asumir.

Creemos que sí es posible comer ecológico por un precio similar o incluso inferior a la alimentación convencional, pero evidentemente está sujeto a este cambio de hábitos en la cocina”, señala Brome.. Y zanja. “A pesar de todo lo expuesto en la pregunta anterior, sí que se ha producido un incremento en el consumo dentro de la comunidad, motivado por el trabajo de muchas organizaciones, casi todas privadas o de iniciativa ciudadana, que están fomentando e informando sobre las bondades del consumo de este tipo de alimentos, así como trabajando en estrategias para facilitar el acceso de estos productos a precios más accesibles, como son los canales cortos de distribución y venta directa”. En cuanto a bioSevilla, añade: “Si se consigue una buena difusión, Biocultura podría servir para acercar el alimento ecológico a sectores de la población más amplios, para los que actualmente la alimentación ecológica es bastante desconocida y que empiecen a interesarse por ella. Creemos que es importante la celebración de BioCultura en Andalucía en este y en otros aspectos·.

LA NECESARIA PROMOCIÓN

En Andalucía hay mucha diferencia entre su capacidad productiva y su consumo interno en alimentos ecológicos. Montse Escutia, ingeniera agrónoma de la As. Vida Sana, señala que esto es así porque “es una región muy agrícola donde en su momento los responsables políticos supieron ver en la agricultura ecológica una oportunidad de futuro y la promocionaron. Su climatología le permite producir cultivos en épocas del año donde otras regiones europeas no pueden producir y por ello su oportunidad de negocio es muy buena. Andalucía produce básicamente para la exportación a mercados con más demanda como el alemán. Pero su consumo interno es bajo, igual que en el resto de España, y se ha hecho poco para promocionarlo”. Y continúa: “BioCultura es una feria que realiza una gran labor de promoción de la alimentación ecológica en las ciudades donde se celebra. Habrá que esperar unos años antes de ver resultados pero todo ayuda y el hecho de que durante unos días la alimentación ecológica sea noticia en la Ciudad…. seguro que ayuda a que más gente conozca este tipo de alimentos”.

Para que el aumento del consumo interno se note en Andalucía, Escutia dice que “como en otras partes de España es un pez que se muerde la cola. Hay poca oferta en el mercado y el consumidor tiene dificultades para encontrar el producto por lo que el consumo es bajo. Es necesario aumentar los puntos de venta y también su presencia en lugares de venta convencional, en la restauración, especialmente la colectiva, y normalizar la presencia de los alimentos ecológicos en cualquier canal. A eso hay que sumarle campañas de promoción que ayuden a la gente a saber qué son los alimentos ecológicos y por qué es bueno consumirlos. En esto se tiene que implicar la Administración”.

BIO ECO ACTUAL

Enric Urrutia, director de Bio Eco Actual www.bioecoactual.com, uno de los hombres que más ferias patea en todo el mundo, señala que en Andalucía prima la producción ecológica por encima del consumo “debido a una situación geográfica excelente y a la suma de intereses de la Junta de Andalucía , empresas nacionales y extranjeras, solo dirigidos a la explotación económica en este ámbito y olvidando a los consumidores autóctonos, sin facilitarles apenas información ni acceso a los beneficios de la alimentación ecológica en su dieta diaria. ‘En casa de herrero cuchillo de palo’”. También señala que BioCultura ayudará al consumo interno a salir de su letargo: “Indudablemente el marco de concienciación de la alimentación ecológica que aporta BioCultura es ejemplar.

Toda una amalgama cultural es transmitida al visitante de BioCultura, las actividades para los más pequeños del festival MamaTerra, el cuidado del huerto que les enseñará a respetar el medio ambiente, las ponencias y debates de profesionales en todos los ámbitos relacionados con la alimentación ecológica y la degustación de productos excelentes en los propios estands de los expositores y en los showcoocking especializados…”. En cuanto a los medios, Urrutia zanja: “Los medios generalistas conocen muy bien la trayectoria de BioCultura en sus más de 30 años de andadura, lo que ocurre es que los mass media están dominados económicamente por las grandes multinacionales de la mal llamada alimentación convencional. Imagínate el porcentaje económico que recauda cualquiera de las grandes cadenas de televisión en España anunciando alimentación convencional de las principales marcas como Nestlé, Gallina Blanca o Casa Tarradellas. Es enorme, no pueden tirarse piedras en su propio tejado y hablar de la alimentación de producción ecológica porque ésta interfiere en los intereses de los otros, manda ‘Don Dinero’. Pero la consciencia social aumenta y los media lo saben y ya no pueden seguir dando la espalda a un movimiento social que crece día a día en consumo, proyección social y crecimiento empresarial, donde el volumen anual de negocio en España ya supera los 1.000 millones de euros.

Fermín Peláez

ANDALUCÍA, LÍDER DEL ESTADO
MÁLAGA, CAMPEONA EN EL RANKING AUTONÓMICO

Un estudio de la Secretaría General del Medio Rural detalla que Andalucía se mantiene como la comunidad con mayor superficie certificada del territorio español (50,10 %). Málaga, Cádiz y Jaén son las provincias cuya superficie “bio” ha aumentado más en el último año. Los cultivos líderes en Málaga son el olivar los frutos secos. Málaga es la provincia con mayor superficie certificada por delante de Almería y Huelva.

EL INFORME
PROMOCIÓN, PROMOCIÓN, PROMOCIÓN…

El informe “Consumo de alimentos ecológicos en Andalucía”, realizado por Ipsos Insight, concluye que para que el consumo interno aumente es necesario “combatir la falta de información y la desconfianza transmitiendo qué son los alimentos ecológicos – sin químicos, aditivos ni modificaciones genéticas, que transmiten naturalidad y salud- y sus ventajas a nivel de producto: más calidad y mejores cualidades organolépticas. Como se ha observado mediante el análisis cluster, una parte de la población tiene una predisposición muy favorable hacia los productos ecológicos, aunque muchos de ellos tienen confusión y no son capaces de identificar claramente los productos ecológicos”. En otro orden de cosas, para que aumente el consumo, el informe recomienda “acercar el producto a la población, aumentando la distribución y consiguiendo un hueco para los productos ecológicos en los canales habituales de compra: supermercados, hipermercados y tiendas tradicionales”. En Andalucía, los productos ecológicos no se conocen tan bien como en otras zonas y, por ello, todo esfuerzo de promoción es poco.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Mejores vinos ecológicos de Valencia

Plaguicidas químicos en tu plato

IV Festival Be Veggie