Barcelona incumple de nuevo los límites de contaminación en 2012

El área metropolitana de Barcelona volvió a inclumplir parcialmente en 2012 los límites de contaminación fijados por la Unión Europea (UE).

   Así lo demuestran los datos recogidos en la red de vigilancia ambiental y que muestran que, en general, las cifras se mantienen muy similares a las del año anterior.

   El problema siguen siendo las partículas en suspensión inferiores a diez micras (PM10), que superaron el máximo de 50 microgramos por metro cúbico durante más de 35 días al año en nueve puntos diferentes de Catalunya –en esta ocasión también en Cassà de la Selva (Girona) y Alcanar (Tarragona)– y los dióxidos de nitrógeno (NO2), que superaron el límite anual de 40 microgramos por metro cúbico en cerca de la mitad de las estaciones del área de Barcelona –el 33% en la zona 1 y el 58% en la zona 2–.

   «La mejora o el empeoramiento siempre es una tendencia a muy corto plazo. Si hay una mejora muy rápida solo puede ser debida a las condiciones meteorológicas», ha argumentado la directora general de Calidad Ambiental de la Generalitat, Assumpta Farran, quien ha preferido ver el vaso medio lleno, y ha recordado que las PM10 no superan desde 2009 los límites medios anuales.

   Farran ha reconocido que la reducción del consumo de carburantes en un 7% desde 2008 y de la movilidad en cerca de un 6%, así como un descenso de la producción industrial, ha permitido obtener mejoras, aunque también ha indicado que el envejecimiento del parque de vehículos juega en sentido contrario.

   La directora general, aunque ha apuntado que la estrategia desde hace años pasa por reducir la circulación y hacer que los vehículos que queden en las calles sean cada vez más limpios, ha descartado prohibir la circulación en algunas zonas porque, para cumplir con los umbrales de contaminación en las zonas más problemáticas, el tráfico debería de reducirse a la mitad y eso «no es viable».

   Catalunya dedica anualmente 1,5 millones de euros a medir el nivel de quince contaminantes, lo que genera más de 37 millones de datos, y en este 2012 también empieza a vislumbrarse el problema del ozono troposférico, un contaminante secundario cuyo máximo también se ha superado en 17 de los 49 puntos de la red que lo han medido en los dos últimos años.

   De hecho, se han registrado 71 horas de superación del umbral de información a la población –lo que da pie a lanzar avisos– durante 2012 y estos valores «son claramente superiores a los del año pasado y ligeramente superiores a la mediana de los últimos años», en relación a un gas que se forma por la combinación de óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles junto con temperaturas altas.

SANCIÓN EUROPEA

   Preguntada acerca del estado del expediente instruido por la UE para sancionar a Catalunya por la excesiva contaminación de PM10, Farran ha comentado que sigue su curso, aunque ha recordado que el problema no es solo de Barcelona y que otras ciudades europeas se encuentran peor, especialmente en lo relativo a los NO2.

   Asimismo, y en relación a la reforma prevista por el Gobierno para mejorar la calidad del aire, se ha mostrado «a la expectativa», aunque ha apuntado que la posible creación de zonas de baja emisión con distintivos en cada automóvil para señalar los más contaminantes será posterior a 2015, hasta cuando está previsto que un grupo de trabajo estudie la posibilidad de modificar el impuesto de circulación con criterios ambientales.

DISTINTIVO AMBIENTAL

   Farran, que ha estado acompañada en la presentación por el gerente de programas de la Fundación del Racc, Xavier Ruestes, ha reconocido que podía parecer «sorprendente» que los datos de calidad ambiental se presenten en la sede de la principal asociación de conductores, pero lo ha justificado en la puesta en marcha de un nuevo distintivo de calidad ambiental otorgado por la Generalitat para las flotas de vehículos empresariales y de autónomos.

   Pese a que estos distintivos tienen carácter voluntario, 1.500 vehículos se han sumado en un principio, y Farran ha pedido a los ayuntamientos que otorguen ventajas para éstos, como priorizar su estancia en zonas de carga y descarga o en las zonas de aparcamiento, bajo la premisa de que impulsar incentivos puede ser más útil que sancionar.

   La directora general ha reconocido que la situación no es suficientemente buena, ya que el problema se concentra en una área en la que viven 4,5 millones de personas, pero ha recordado que durante el año pasado se dieron hasta seis momentos peligrosos por culpa de anticiclones –ha citado los incendios del Empordà y una entrada de polvo sahariano–, y ha vaticinado que gracias a las lluvias de 2013 los resultados del próximo curso serán mucho mejores.

   Asimismo, y preguntada sobre si las medidas adoptadas son tibias porque la situación no ha mejorado, Farran ha destacado todo lo que ya se ha hecho y ha subrayado que no se pueden imponer decisiones de máximos, como fiarlo todo al vehículo eléctrico: «Es como si al niño que suspende le pides un diez. Aquel niño que quiere sacar un diez, cuando tiene un cuatro, seguramente suspenderá. Vayamos a por el 6», ha resumido.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés