Mejorar el rendimiento de cultivos sostenibles reduce las emisiones de gases

La mejora del rendimiento de los cultivos que utilizan métodos sostenibles podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 12 por ciento por caloría producida y, al mismo tiempo, estos cambios podrían proporcionar más cantidad de alimentos a las personas necesitadas, según concluye un nuevo estudio publicado en la revista ‘Environmental Research Letters’.

   La agricultura y el cambio de uso de la tierra contribuyeron aproximadamente a un tercio del total de emisiones de gases de efecto invernadero humanos en la última década, a través de cultivos, ganadería y deforestación. Al producir más alimentos en menos tierra, puede ser posible reducir estas emisiones, pero esta llamada intensificación a menudo implica el aumento del uso de fertilizantes, lo que puede dar lugar a grandes emisiones de nitrógeno que contienen gases que también contribuyen al calentamiento global.

   «La forma más eficaz de garantizar la intensificación sostenible en los cultivos es confiar en las prácticas y tecnologías que no exigen más fertilizantes, como

nuevas variedades, la mejora de las rotaciones, las prácticas agropecuarias integradas y la agricultura de precisión», afirma el director del estudio e investigador del Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) Hugo Valin.

- Advertisement -

   Las conclusiones del estudio se aplican particularmente a los países en desarrollo, ya que en muchos casos la agricultura en estos países no es tan eficiente como podría ser, por lo que invertir en mejores prácticas agrícolas podría dar lugar a grandes beneficios tanto en términos de seguridad alimentaria como de emisiones de gases de efecto invernadero.

   La investigación encontró que el aumento de los rendimientos del ganado fue más eficaz para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que el aumento de los rendimientos de los cultivos de alimentos para la población. En resumen, el cierre de las brechas de rendimiento en un 50 por ciento para los cultivos y el 25 por ciento para el ganado daría lugar a un ahorro del 12 por ciento en las emisiones de gases de efecto invernadero producidos por caloría.

   «El aumento del rendimiento de la ganadería no es tan beneficioso para la seguridad alimentaria como puede ser el rendimiento del cultivo porque la carne y los productos lácteos son una pequeña parte de la dieta, especialmente en los países en desarrollo», detalla Valin.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés