CANVIBOSC divulga la evidencia científica de los efectos del cambio climático sobre los bosques catalanes

•       Según CANVIBOSC, el haya y el pino silvestre serán las especies que más sufrirán los impactos del cambio climático, mientras que las encinas y el pino carrasco serán las menos vulnerables

 

•       La Oficina Catalana del Cambio Climático ha puesto a disposición de técnicos y gestores este estudio, elaborado por el CREAF, que pretende ser un apoyo a la toma de decisiones para diseñar políticas de planificación y gestión forestal adaptadas a los principales impactos del cambio climático

•       La recopilación desvela de que sufrirá cada una de las especies de árboles más importantes en nuestro país en relación a los incendios, las sequías prolongadas y las plagas

El secretario de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Josep Enric Llebot, ha presentado hoy con el jefe de la Oficina Catalana del Cambio Climático (OCCC), Salvador Samitier, y el director del CREAF, Javier Retana, un estudio inédito en el Mediterráneo en el que se describe la capacidad actual de almacenamiento y de absorción de carbono de cada una de las principales especies forestales de Cataluña y cómo les está afectando el cambio climático. El trabajo analiza la vulnerabilidad de las diferentes especies a la sequía, los incendios y las plagas, los principales factores que pueden alterar nuestros bosques en un contexto de cambio climático y concluye con un ranking con las especies más vulnerables a los incendios ya la sequía.

Según la información científica más reciente sintetizada en CANVIBOSC, los hayedos y los pinares de pino silvestre, que actualmente captan más del 25% del carbono total absorbido por los bosques catalanes, son particularmente vulnerables a la sequía y a los incendios y tendrán muy probablemente dificultades para sobrevivir en un futuro más árido. Los expertos consideran que el haya sufrirá gravemente los efectos de la sequía porque no dispone de buenas estrategias para resistir la falta de agua. De hecho, los científicos alertan de que en un futuro de cambio climático severo sólo un 2,2 % del territorio catalán presentaría condiciones ambientales adecuadas para el haya. En el caso del pino silvestre, los incendios serían su mayor amenaza puesto que, como el haya, no es capaz de regenerarse en zonas quemadas y sus semillas mueren después del fuego.

Por otra parte, las encinas y el pino blanco, las dos especies más abundantes en Cataluña y que actualmente representan el 37% del total de carbono absorbido por nuestros bosques, son bastante resistentes a los incendios y a la sequía y podrían soportar condiciones futuras más extremas, de manera que su distribución podría aumentar en el futuro

CANVIBOSC es el resultado de una revisión bibliográfica de más de 500 artículos científicos

El informe es fruto de una revisión bibliográfica de más de 500 artículos científicos publicados las dos últimas décadas sobre esta temática. Este estudio también ha permitido identificar los vacíos de información y las plagas son un ejemplo. » Las publicaciones científicas que documentan la realidad del cambio climático y los efectos que éste está provocando sobre los bosques son incontables » comenta Mireia Banqué del CREAF. » Recopilar, digerir y traducir toda esta información a un lenguaje no científico y comprensible, pero manteniendo el rigor de la información original, es esencial para que acabe siendo útil para la Administración, y ha sido uno de los grandes retos de este proyecto. Trabajos como el que presentamos serán de gran valor para gestores y técnicos que deban impulsar o poner en práctica políticas preventivas y de gestión forestal adaptativa», añade Gabriel Borràs, de la OCCC.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés