En Chile tres perras ayudan a restaurar los bosques quemados

“Los incendios forestales en Chile asolaron vastas zonas de tierra, dejando un paisaje desolador y calcinado, donde antes existían enormes y añosos árboles y una gran biodiversidad. Tres perras Border Collies están ayudando en la tarea de recuperación de los parajes quemados.”

En pro del reverdecimiento

Las llamas que se extendieron por gran parte de la región de El Maule, en el centro de Chile, se cobraron 11 vidas humanas, ocasionaron innumerables daños materiales y quemaron un total de 457.000 hectáreas de bosques y montes, rompiendo el frágil ecosistema del lugar.

Pero desde el mes de marzo hay tres Border Collies que corren entre los restos calcinados llevando una cartera especial, que permite que semillas de diversas especies autóctonas sean esparcidas por los campos quemados.

Francisca Torres es la dueña de las tres perras, que se llaman Das, Olivia y Summer y a las que ha entrenado para que cumplan esta importante misión; una vez que culminan su trabajo son generosamente recompensadas, recargan sus carteras y vuelven a internarse en los bosques incendiados.

Francisca, que también es entrenadora de perros para ayudar a los discapacitados y además dirige una ONG ambientalista, dice que esta raza en particular, que en general son criados para ayudar en el campo con las ovejas, son inteligentes, persistentes y rápidos, por lo que los considera los más adecuados para realizar este trabajo.

El objetivo primordial es recuperar lo antes posible la flora para que los animales que huyeron del incendio sean capaces de volver a colonizar estos lugares y de esa manera se acorten los tiempos de recuperación forestal y ecológica.

Replantando

Los perros pueden cubrir un rango de 30 kilómetros en un día y sembrar hasta 10 kilos de semillas, mientras que una persona sólo podía hacer tres kilómetros o sea que resultan mucho más efectivos para la recuperación de la flora nativa.

Este trabajo se está realizando diariamente desde hace tres meses, en 15 bosques de la región de El Maule. En algunos lugares ya se puede comprobar que la hierba ha comenzado a crecer y las plántulas, las viñas y los hongos comienzan a asomar de entre los restos de tierra ennegrecida, gracias a la humedad que trae la época invernal desde el sur.

«Hemos visto algunos campos que ahora están totalmente verdes gracias al trabajo de Summer, Olivia y Das», explicó Torres, quien realiza esta tarea pagando los insumos de su propio bolsillo y con la ayuda de algunas donaciones.

Torres tiene la esperanza de que este verano las semillas hayan germinado y algunos animales como los zorros, las liebres y las lagartijas regresen al bosque y comience de veras la recuperación de los ecosistemas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés