Pinocho, el oso andino que creció en cautiverio tendrá nuevo hogar

Se trataba de un joven osezno de la especie Tremarctos ornatus de 4 meses de edad con una cicatriz en la nariz por lo que decidieron darle el nombre de Pinocho. Gracias a todos los cuidados y atenciones, sanó y se adaptó a su nuevo ambiente; lastimosamente por su corta edad desarrolló un fuerte apego hacia los humanos, lo que le impide volver a su hábitat natural.

En julio de 2013, un pequeño oso andino fue rescatado en una finca de Cotopaxi, al encontrarse en malas condiciones recibió atención veterinaria inmediata. Una vez estabilizado fue trasladado a un centro de tenencia y manejo de fauna silvestre para continuar con su crianza.

Se trataba de un joven osezno de la especie Tremarctos ornatus de 4 meses de edad con una cicatriz en la nariz por lo que decidieron darle el nombre de Pinocho. Gracias a todos los cuidados y atenciones, sanó y se adaptó a su nuevo ambiente; lastimosamente por su corta edad desarrolló un fuerte apego hacia los humanos, lo que le impide volver a su hábitat natural.

Durante los últimos tres años, el Ministerio del Ambiente, con el asesoramiento de expertos, ha desplegado varias acciones para lograr su reinserción a la vida silvestre, tales como, la construcción de un sitio de aislamiento especializado para rehabilitación de grandes mamíferos, en donde fue posible implementar técnicas de aislamiento absoluto, acceso restringido de personal, alimentación con frutos silvestres, fomento de destrezas de caza y pesca, socialización con entornos y factores climáticos extremos.

- Advertisement -

Con la certeza que Pinocho ya no podía volver a vivir en un ambiente natural se cambia la estrategia de su cuidado y se inicia la búsqueda de su nuevo hogar, la misma que se ha basado en la Estrategia Nacional para la Conservación del Oso Andino, que insta a fortalecer el manejo de la especie mediante el establecimiento de convenios a nivel nacional o internacional.

Paul Aulestia, especialista de vida silvestre de la Dirección Nacional de Biodiversidad, menciona: “luego de una evaluación de su comportamiento se determinó técnicamente que Pinocho presenta un alto grado de apego al ser humano, lo cual impide que sea liberado, por el riesgo que puede correr al carecer de capacidades para sobrevivencia en vida libre, por lo que se recomienda mantenerlo en cautiverio definitivo en un zoológico”

Luego de analizar varias opciones, el zoológico de Salisbury en Maryland, Estados Unidos, fue elegido como el nuevo hogar para Pinocho. Este zoológico cuenta con un área de 4,9 hectáreas, está acreditado por la Asociación de Zoológicos Americanos (AZA), es especializado en el manejo de animales silvestres de América del Norte y Sur, cuenta con amplia experiencia en el manejo de osos andinos, siendo el zoológico que albergó al oso más longevo en cautiverio y forma parte del Plan de Supervivencia del Oso Andino impulsado por la AZA. Además cuenta con una osa de anteojos llamada Chazka.

Se firmó un Convenio de Cooperación Interinstitucional entre el Ministerio del Ambiente y el Zoológico de Salisbury, el cual busca fortalecer la gestión para la conservación de osos andinos en cautiverio y vida silvestre. Este convenio contempla el fortalecimiento de capacidades del personal técnico del MAE, transferencia de insumos y equipos médicos, para el manejo de fauna silvestre, asesoramiento técnico para la actualización de la estrategia nacional de conservación de esta especie en el Ecuador.

Pinocho viajará en las próximas semanas a su nuevo hogar en Salisbury, contará con el apoyo de 3 técnicos de la Dirección Nacional de Biodiversidad y dos expertos del Zoológico de Salisbury, quienes acompañarán a Pinocho en este trayecto, cumpliendo con todas las normas nacionales e internacionales establecidas para un traslado seguro.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés