Las renovables de Saeta (ACS) reciben una oferta de compra

La compañía ha abierto ya sus libros al fondo canadiense con el fin de que pueda evaluar la posibilidad de formular una oferta de compra, si bien Brookfield aún no se ha manifestado al respecto.

Saeta Yield, firma de energías renovables participada por ACS y el fondo GIP, ha recibido el interés del también fondo Brookfield por adquirir la totalidad de la firma, actualmente valorada en unos 861 millones de euros según su actual precio de mercado.

La compañía ha abierto ya sus libros al fondo canadiense con el fin de que pueda evaluar la posibilidad de formular una oferta de compra, si bien Brookfield aún no se ha manifestado al respecto.

«Una filial Brookfield ha mostrado un potencial interés en la compañía y, en el marco de un acuerdo de confidencialidad, se le ha dado acceso a información a efectos de que pueda evaluar la posibilidad de formular una oferta por la totalidad de la misma», reconoció Saeta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

«Hasta donde Saeta conoce, no existe ningún tipo de decisión al respecto, ni certeza de que Brookfield vaya a formular una oferta», añade la compañía.

Saeta Yield recibe este interés de compra cuatro años después de que a comienzos de 2014 ACS constituyera esta empresa para segregar todos sus activos de generación de energía renovable.

Posteriormente, la sacó a Bolsa en lo que supuso el primer ‘yield’ que salió a cotizar en Europa. El grupo que preside Florentino Pérez colocó en el mercado del 51% de su capital y vendió en paralelo al fondo GIP otro 24,4% de sus acciones, con lo que se quedó con otro 24% de su capital.

La compañía cotiza actualmente a unos 10,20 euros por acción, precio ligeramente inferior al de 10,45 euros con el que se estrenó en el mercado hace cuatro años.

En cuanto a Brookfield, se da la circunstancia de que es socio de ACS en Latinoamérica, en concreto, en el negocio de gestión de líneas de alta tensión y otros proyectos industriales en Brasil.

EN PLENA ESTRATEGIA DE CRECIMIENTO.

El fondo canadiense se interesa por Saeta mientras esta compañía aborda una estrategia de crecimiento e internacionalización con la que el pasado año adquirió sus primeras instalaciones fuera de España, en Uruguay y Portugal.

Asimismo, recientemente modificó el acuerdo de compra preferente de activos que mantiene con sus dos accionistas de control, ACS y GIP, para acelerar la compra de plantas de energía verde a estas firmas. En virtud de este cambio, la constructora y el fondo se comprometen a ofrecer a su participada la compraventa de toda su cartera de renovables antes de junio de 2019.

Por el momento, y tras las compras realizadas el pasado año, Saeta cuenta con una capacidad de generación de energías renovables instalada equivalente a 1.028 megavatios de potencia.

De esta cartera de activos, 539 MW corresponden a los parques eólicos con que cuenta en España, otros 250 MW a las termosolares también del país, y los 239 MW restantes a los activos en el exterior, según datos de la compañía de cierre del pasado mes de septiembre.

Saeta Yield ganó 30 millones de euros en los nueve primeros meses del pasado año, un 42,9% más, impulsado por dichas adquisiciones y el aumento de los precios de la electricidad en el mercado mayorista, y facturó 246,9 millones. En el capítulo financiero, soporta un endeudamiento de 1.455 millones de euros, equivalente a 5,6 veces el Ebitda.

La compañía reparte dividendos trimestrales. Entre enero y septiembre de 2017 retribuyó a sus accionistas con un total de 46 millones de euros, lo que equivale a 0,565 euros por título.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés