¿Quieres ser un lector rápido?

La lectura rápida no es una cuestión de magia, sino la aplicación de una serie de técnicas que ayudan a las personas a que se centren mejor en lo que están haciendo. Además, permiten una mejor comprensión de lo leído.

Posición y práctica

¿Quieres ser un lector rápido? La posición corporal a la hora de la lectura es muy importante. Hay que sentarse con la espalda recta, coger el libro con la mano izquierda y utilizar la derecha para marcar los ritmos. O viceversa, si se es zurdo.

Debemos contrarrestar la costumbre de agachar la cabeza y encorvar la espalda. Algo que se acentúa con el uso del móvil, las tablets y el PC, especialmente cuando escribimos, hacemos búsquedas de alguna página web oficial o simplemente navegamos por la red.

Teniendo en cuenta que el ojo sigue al movimiento, una de las técnicas más usadas es la llamada ‘del puntero’. Esta se basa en la idea de que para poder centrar la visión exactamente en lo que se está leyendo, se debe emplear algo que guie nuestra vista. Y esas son algunas sugerencias que pueden aplicarse para conseguirlo.

Cualquiera de las técnicas que se explican a continuación puede parecer simple y fácil. Pero en realidad se requieren práctica para poder incorporarlas, de modo que resulten útiles y eficaces. Lo ideal es ir probándolas una a una. De esta forma se puede elegir la o las que resulten más adecuadas para cada uno.

La mano

El primer método es simplemente colocar la mano derecha (o la izquierda si se es zurdo) sobre la página. Hacerlo en paralelo a las frases y lentamente moverla por la página. De esta forma se orienta a los ojos hacia abajo a medida que vamos leyendo. La vista puede no estar exactamente donde señala la mano. Lo importante es que este simple movimiento ayude a avanzar en la lectura con mayor rapidez.

La tarjeta

También se puede emplear una tarjeta o una pieza plegada de papel. Esta se debe colocar por encima de la línea de impresión, de modo que bloquee las palabras que ya han sido leídas. Esta es una gran ayuda para romper con el hábito de leer un pasaje una y otra vez. Ya que obliga a la mente a prestar atención la primera vez. Hay que asegurarse de empujar la tarjeta hacia abajo más rápido de lo que supone que se podría ir. Los resultados serán sorprendentes.

El barrido

¿Quieres ser un lector rápido? Otro método es utilizar la mano para guiar a los ojos a través de la página. Se deben mantener los dedos juntos. Y con un movimiento muy ligero y suave ‘barrer la página de izquierda a derecha. Se procede como si se estuviera subrayando la frase. Pero hay que hacer suavemente, como si se le estuviera quitando el polvo de la hoja del libro.

El salto

Al igual que en el método del ‘barrido’ para el de salto se emplean dos dedos. En este caso se procede a levantar los dedos y crear un ‘rebote’ en cada línea. Este movimiento será muy útil para fijar ciertas ideas. Y lo mejor de este método es que además de agilizar la lectura, induce a ser constante en el ritmo de la misma.

El Zig-Zag o Bucle

Este tipo de técnica de exploración es realmente útil cuando se necesita obtener las ideas generales de un texto. Aunque no es la más adecuada para una lectura en profundidad. El método consiste en ‘cortar’ con la mano todo el texto en diagonal sobre tres líneas. Y luego deslizarse hacia la línea siguiente. En el camino hay que permitir que nuestro cerebro escanee el texto y elija las ideas principales. ¿Quieres ser un lector rápido?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés