WWF celebra el «paso importante» del Gobierno para acabar con la sobreexplotación del acuífero de Doñana

Insiste en que esta medida es «insuficiente» para proteger el espacio de Doñana, ya que, por ejemplo, Las Tablas de Daimiel fue declarado sobrexplotado oficialmente en 1988, treinta años después su situación sigue siendo «crítica».

La organización WWF ha celebrado el «paso importante» del Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, para acelerar el cierre de los pozos ilegales, al declarar el acuífero de Doñana en estado de sobreexplotación. La ONG señala, sin embargo, que esta decisión tiene que ir acompañada de medidas «más ambiciosas» para recuperar el estado crítico de Doñana y reclama que se descarte «definitivamente» la idea de un trasvase.

WWF recuerda que la decisión se toma después de la decisión de la Comisión Europea de llevar a España ante el Tribunal de Justicia Europeo por su «innacción» para proteger este espacio protegido y confía en que este sea un primer paso para acelerrar el cierre de los pozos y del regadío ilegal que están secando uno de los humedales más importantes del mundo. Cuando finalmente sea declarado el estado de sobreexplotación, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir podrá establecer límites a la extracción del agua, suspender nuevas concesiones de aguas subterráneas de acuerdo con la Ley de Aguas.

Si bien, insiste en que esta medida es «insuficiente» para proteger el espacio de Doñana, ya que, por ejemplo, Las Tablas de Daimiel fue declarado sobrexplotado oficialmente en 1988, treinta años después su situación sigue siendo «crítica». Así, pide más ambición a la Administración que, de momento, ha anunciado el cierre inmediato de 77 pozos ilegales aunque de momento no se ha hecho efectiva.

En la actualidad, según la ONG el acuífero está en peor estado que durante la gran sequía de 1995 y a pesar de que las administraciones andaluzas diseñaron en 2014 el Plan Especial de la Corona Forestal de Doñana, para cerrar más de 2.000 hectáreas de cultivos ilegales, más de un siglo después esto aún no se ha aplicado totalmente.

Por el contrario, el Gobierno aprobó una ley que aumentaba de 4,99 a 19,99 hectómetros cúbicos la cantidad de agua que se podrá trasvasar a Doñana, una medida que para WWF es «irracional e insostenible» porque no afronta las medidas necesarias para asegurar el futuro de Doñana y del sector. Finalmente, destaca que según sus cálculos, si los agricultores se limitan a regar con los volúmenes autorizados en sus concesiones y se cerrasen las fincas ilegales que no dejan de proliferar en la zona, no haría falta ampliar el trasvase y el acuífero se recuperaría en un plazo mucho menor.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés