El fin de los dinosaurios revirtió en el ecosistema marino y dio paso a la moderna Edad de los Peces

Los paleobiólogos de la Institución Oceanográfica Scripps Elizabeth Sibert y Richard Norris analizaron los dientes microscópicos de los peces que se encuentran en los núcleos de sedimentos alrededor del mundo y encontraron que la abundancia de dientes de peces con aletas radiadas comenzó a eclosinar en las secuelas de la mortandad masiva de especies provocada por un impacto de asteroide en la península de Yucatán.

Los vertebrados más numerosos del mundo -los peces de aletas radiadas-, comenzaron su dominio de los océanos hace 66 millones de años, ayudados por el evento que acabó con los dinosaurios.

Los paleobiólogos de la Institución Oceanográfica Scripps Elizabeth Sibert y Richard Norris analizaron los dientes microscópicos de los peces que se encuentran en los núcleos de sedimentos alrededor del mundo y encontraron que la abundancia de dientes de peces con aletas radiadas comenzó a eclosinar en las secuelas de la mortandad masiva de especies provocada por un impacto de asteroide en la península de Yucatán. Los científicos se refieren a este episodio como la Extinción masiva del Cretácico-Terciario.

El noventa y nueve por ciento de todas las especies de peces en el mundo – desde los peces de colores al atún y el salmón – están clasificados como peces con aletas radiadas. Ellos se definen como especies con estructuras óseas del esqueleto y tienen dientes que están bien conservados en el barro del océano profundo. Los tiburones, por el contrario, tienen esqueletos cartilaginosos y están representados por los dientes y escamas mineralizadas, también conocidas como dentículos, en los sedimentos marinos.

- Advertisement -

«Encontramos que el evento de extinción marcó un punto de inflexión ecológica para los vertebrados marinos pelágicos», escriben los autores en el estudio. «La extinción del Cretácico-Terciario parece haber sido un factor importante en el aumento de los peces con aletas radiadas y la razón de que sean dominantes en los océanos abiertos hoy en día.»

El gran avance para los investigadores en llegar a su conclusión llegó a través de su enfoque en los dientes fosilizados de tiburón. En los núcleos de numerosas cuencas oceánicas, se encontraron con que, si bien el número de tiburones se mantuvo estable antes y después del evento de extinción, la relación de los dientes de peces con aletas radiadas en relación a los dientes y escamas de tiburón aumentó gradualmente, duplicándose primero y haciéndose ocho veces más abundante 24 millones años después de la extinción. Ahora hay 30.000 especies de peces con aletas radiadas en el océano, por lo que esta clase es la numéricamente más diversa y ecológicamente dominante entre todos los vertebrados en tierra o en el mar.

Los científicos sabían que la diversificación principal de los peces con aletas radiadas había sucedido generalmente hace entre 100 millones y 50 millones de años.

«La diversificación de peces nunca había sido asociada a un evento en particular. Lo que encontramos es que aquella extinción masiva fue en realidad cuando los peces realmente despegaron en abundancia y variedad», dijo Sibert. «Lo que hemos encontrado es que cuando el asteroide golpeó, se revirtió completamente cómo funcionaban los océanos. La extinción cambió quiénes eran los actores principales.»

Sibert y Norris creen que algunos cambios clave en los océanos podrían haber ayudado a los peces con aletas radiadas. Los grandes reptiles marinos desaparecieron durante la extinción masiva, al igual que los ammonites, un grupo cefalópodo antiguo similar al nautilo. Aquellas especies habrían sido depredadores de peces o competidores con las especies de aletas radiadas por los recursos.

El estudio aparece el 29 de junio en la versión de la edición temprana de la revista Proceedings.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés