Actualizar

miércoles, febrero 1, 2023

La extracción industrial e intensiva de algas es perjudicial para el medio ambiente

Todo esto contribuye, según la asociación del sector y ecologistas, a la «degradación y desaparición» de los «valiosos» hábitats de los campos de algas, donde encuentran refugio y alimentación numerosas especies de la fauna marina.

La Asociación de Recogedores de Algas del Occidente de Cantabria y Ecologistas en Acción han avisado que la extracción «industrial e intensiva» de algas está «dañando» la recogida artesanal de ocle y, también, el medio ambiente.

Así lo señalan en un comunicado en el que, además de expresar su preocupación, denuncian los «graves y negativos impactos» que están causando el arranque de algas mediante buzos y sistemas intensivos de explotación y extracción, que a su vez están «impidiendo» la regeneración natural de este recurso.

Y es que, según señalan, este sistema resta «sustancialmente» a las algas su incorporación a los procesos naturales de depósito en playas, arenales, calas y acantilados, donde venían siendo objeto de la recogida tradicional.

Todo esto contribuye, según la asociación del sector y ecologistas, a la «degradación y desaparición» de los «valiosos» hábitats de los campos de algas, donde encuentran refugio y alimentación numerosas especies de la fauna marina.

Por todo ello creen que la autorización por parte de la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria para utilizar esta «agresiva y depredadora» técnica de aprovechamiento y extracción de las algas se ha producido sin realizarse «rigurosos» estudios previos.

Tampoco, dicen, se han establecido de forma «gradual» las áreas de explotación con «estrictos» controles de seguimiento sobre los posibles impactos y la capacidad de mantenimiento y renovación de los campos de algas, ni se ha contado con sistemas de rotación o dosificación en su extracción «más respetuosos con las dinámicas y comportamientos biológicos, climatológicos y ambientales» de estos ámbitos. Junto a todo lo anterior, denuncian que se ha hecho «caso omiso» de los testimonios, advertencias y requerimientos de los afectados.

También avisan de que la reducción del volumen de algas de arribazón está provocando «perjuicios indudables a las frágiles economías locales» que, con técnicas «sostenibles y contrastadas», venían realizando unas labores con «beneficios económicos, sociales y ambientales más justamente distribuidos», que contrastan -según insisten- con los «privilegios y concentración casi monopolística de las empresas adjudicatarias».

PETICIONES

Por todo ello, desde la asociación que representa a los recogedores de algas y desde Ecologistas en Acción piden a distintas instancias, europeas, nacionales y regionales, que desarrollen cuantas iniciativas legislativas, normativas, programas o actuaciones consideren necesarias en la materia.

Y, entre otras cosas, proponen la declaración de un Área Marina Protegida en el Parque Natural de Oyambre y su ampliación a otras áreas del litoral cántabro afectadas por la reducción de la llegada de algas de arribazón.

También solicitan la suspensión provisional de la autorización del arranque directo de algas hasta la elaboración de un programa específico con la participación de los sectores afectados e interesados.

Finalmente, demandan la aprobación de un régimen de ayudas y subvenciones directas para los recogedores tradicionales.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés