Hallados espectaculares fósiles en Marruecos

Así lo revela una formación fósil preservada espectacularmente en el sureste de Marruecos. La formación Baja Fezouata ha estado revelando emocionantes descubrimientos sobre la vida en el Ordovícico –entre 485 y 444 millones de años– desde su descubrimiento hace apenas cinco años.

Algunos de los animales marinos más antiguos del planeta, incluyendo gusanos blindados y langostas gigantes, sobrevivieron millones de años más de lo que se pensaba, redefiniendo periodos evolutivos hasta ahora claros.

Así lo revela una formación fósil preservada espectacularmente en el sureste de Marruecos. La formación Baja Fezouata ha estado revelando emocionantes descubrimientos sobre la vida en el Ordovícico —entre 485 y 444 millones de años— desde su descubrimiento hace apenas cinco años.

«Fezouata es extraordinariamente significativo», dice el profesor Derek Briggs, de la Universidad de Yale, co-autor de un estudio publicado este miércoles en el Journal of the Geological Society. «Estos animales típicos del Cámbrico aún están presentes en rocas 20 millones de años más jóvenes, lo que significa que debe haber un registro críptico en el medio, que no se conserva».

- Advertisement -

Más de 160 géneros ya se han documentado en Fezouata. Se incluyen los animales típicos del Cámbrico: lobopodians blindados –gusanos con espinas en la espalda y las piernas cortas y rechonchas– y anomalocaridids –enormes animales segmentados con extremidades notables, que son algunas de las más grandes criaturas marinas de la época.

Además de demostrar la longevidad de una fauna que se creía extinguida millones de años antes, el Fezouata demuestra que otras criaturas evolucionaron mucho antes de lo que se pensaba.

‘Los cangrejos de herradura, por ejemplo, resultan ser al menos 20 millones años más viejos de lo que pensábamos. La formación demuestra la importancia de estos fósiles excepcionalmente conservados para nuestra comprensión de los principales eventos evolutivos en el tiempo profundo», dice Peter Van Roy, también de la Universidad de Yale, autor principal del estudio.

La preservación espectacular, que incluye piezas y organismos blandos detallados de más de 2 metros de longitud, se ha producido gracias a los finos sedimentos de grano fangoso en los que se conservan los organismos.

«Estas son rocas especiales», dice el profesor Briggs. Algunos de los organismos son enormes – varios metros de longitud. Con tal preservación excepcional, en una exposición totalmente marina, podemos desarrollar una imagen razonablemente completa de cómo era la vida marina en el Ordovícico.

Los descubrimientos sugieren que el ‘Gran evento de biodiversificación del Ordovícico’ – una explosión en la diversidad en toda la primera parte del período Ordovícico – puede haber sido una continuación de la explosión cámbrica.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés