Disminuye el número de cotorras en Zaragoza

En rueda de prensa, Montserrat Hernández ha explicado que desde hace diez años se realiza una labor de control de las cotorras, que es una de las especies invasoras que habitan en la ciudad y en este caso procede de Argentina.

El área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza ha logrado controlar la población de cotorras al impedir que pudiera alcanzar cerca de 5.000 ejemplares, después de que en un año se haya pasado de 1.400 a 300.

Este es uno de los datos más relevantes que han dado a conocer este miércoles la concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, junto a la jefe de la Unidad Técnica de Gestión Forestal, Montserrat Hernández, y el técnico de la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad, José Antonio Pinzolas.

En rueda de prensa, Montserrat Hernández ha explicado que desde hace diez años se realiza una labor de control de las cotorras, que es una de las especies invasoras que habitan en la ciudad y en este caso procede de Argentina.

«Esta especie desplaza a la autóctona y además tiene un alto índice de reproducción porque ponen una media de siete huevos de los que nacen el cien por cien», ha informado para detallar que las especies invasoras «ocupan rápidamente el espacio y a veces hibridan con las autóctonas, lo que supone otro problema» como el caso del visón americano que relega al europeo y «genera alteraciones en el ecosistema».

Además, ha incidido en que «es mejor realizar un control desde el principio, en cuanto se detecta la existencia de la especie invasora porque luego es más complejo y además conlleva un coste económico más alto».

Entre las especies invasoras que se han detectado en Zaragoza, Hernández ha citado además de la cotorra, el mosquito tigre y los cerdos vietnamitas, mientras que en Madrid se han llegado a localizar poblaciones de mapaches que pueden generar un problema sanitarios al transmitir enfermedades en el hombre como encefalitis.
COLABORACIÓN

Muchas de las especies invasoras llegan a formar colonias después de que se suelten en el medio natural «cuando la gente se ha cansado de tenerlas como mascotas», ha criticado Monserrat Hernández, que ha solicitado a los ciudadanos que «cuando se quieran desprender de ejemplares de especies invasoras que tengan como mascotas lo comuniquen a la Unidad de Conservación del Medio Natural del Ayuntamiento, desde donde se derivará al Centro de Interpretación de La Alfranca, pero nunca se han de soltar en el medio natural».

También ha indicado que cualquier ciudadano puede informar de avistamientos de especies invasoras a través de la web municipal ‘www.zaragoza.es’ porque «es una ventaja para nosotros y es un trabajo de colaboración que ejercemos con el Gobierno de Aragón».

El seguimiento y control de la población de las palomas se lleva a cabo por el área de Salud Pública del Ayuntamiento de Zaragoza y también «ayudan» los halcones, «como los que se pueden ver en la torre de Telefónica porque aunque no sean la panacea salen y cazan algún ejemplar de paloma y de estornino», ha apuntado Pinzolas.

No obstante, ha precisado que no son especies invasoras y en el caso de los estorninos suelen emigran en invierno a distintas poblaciones de España y el resto del año lo pasan en otros países de Europa.

Artigas ha puntualizado que «hay especies beneficiosas», entre las que ha citado los vencejos y murciélagos a los que se ayuda con la instalación de cajas nido y otras que son invasoras y que «sobre todo crean molestias por el ruido», como las cotorras, que además pueden generar un peligro porque los nidos que construyen son de gran tamaño.

Otras actuaciones que lleva a cabo la Unidad Técnica de Gestión Forestal es el marcaje de aves como los vencejos, de los que se han encontrado ejemplares en Navarra o las gaviotas patiamarillas –que anidan en zonas abandonadas del recinto Expo– y que se han avistado en La Coruña y en Oporto.
GRABACIÓN

La Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza trabaja desde 2009 en el control, seguimiento y gestión de diferentes especies de fauna urbana y los datos obtenidos han permitido descubrir comportamientos hasta la fecha desconocidos gracias, entre otras novedades, a vídeos grabados dentro de la cámara de cría de aves.

Además, y gracias a este seguimiento, se ha constatado la gran riqueza de la biodiversidad urbana de Zaragoza. En el centro de la ciudad se pueden avistar aves rapaces; se ha iniciado una pequeña colonia de aves marinas; y se ha detectado la única colonia de vencejo pálido del norte de España.

Las grabaciones obtenidas en junio dos cajas nido de vencejos han permitido comprobar que había sendas puestas: una con un huevo, y otra con tres, «lo que se recibió como una buena noticia para hacer el seguimiento del nacimiento y crianza pero la sorpresa surgió en la segunda visita de revisión los huevos habían desaparecido y las grabaciones desvelaron el causante del fracaso reproductor había sido otro vencejo de la misma especie que, incluso, podría ser su pareja», ha relatado Pinzolas.

Este inusual comportamiento ha sido consultado con biólogos y ornitólogos, quienes han manifestado no tener constancia de que hubiera sucedido antes. Hasta el momento no se sabe si es un comportamiento habitual o sucede bajo alguna circunstancia específica, «pero lo cierto es que hay que seguir visionando los más de 8.000 vídeos obtenidos para seguir aprendiendo sobre la biología de esta especie», ha agregado.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés