El mejor dato en 15 años, la recuperación del lince ibérico es un ‘hecho’

La Junta de Andalucía, que coordina el proyecto Life+ Iberlince, refleja un importante aumento de la población, hasta 404 individuos: 361 en Andalucía, con 120 hembras reproductoras –103 en Andalucía–, repartidas en cinco áreas: Doñana, Sierra Morena, Montes de Toledo, Valle de Machatel (Extremadura) y Vale do Guadiana (Portugal).

WWF ha celebrado las «cifras esperanzadoras» que apuntan a una recuperación del lince ibérico, después de que la Junta de Andalucía haya publicado este lunes el último censo de la especie, que ha llegado a 404 ejemplares, el mejor dato en 15 años. Sin embargo, para evitar el estancamiento de esta tendencia alcista, reclama acabar con sus «grandes amenazas» actuales que son los atropellos y la falta de conejos, su principal alimento.

La Junta de Andalucía, que coordina el proyecto Life+ Iberlince, refleja un importante aumento de la población, hasta 404 individuos: 361 en Andalucía, con 120 hembras reproductoras –103 en Andalucía–, repartidas en cinco áreas: Doñana, Sierra Morena, Montes de Toledo, Valle de Machatel (Extremadura) y Vale do Guadiana (Portugal).

Para la ONG el censo del lince de 2015 es «muy» positivo y la evolución de la especie «muy favorable» pese a la situación «crítica» del conejo de monte en la mayor parte de la Península Ibérica y, en particular en sus dos áreas de distribución históricia (Sierra Morena y Doñana).

Los seguimientos realizados dentro del proyecto Iberlince indican que, debido al impacto de la nueva cepa de la enfermedad hemorrágico vírica (RHD), las poblaciones han caído más de un 50% en la mayor parte de las zonas linceras. Esta situación es especialmente preocupante en el entorno de Doñana, cuya población, pese a mantener un alto número de hembras territoriales, se ha visto reducida por segundo año consecutivo a valores de hace cinco años y con un número de cachorros muy bajo.

Para el responsable del Programa de Especies de WWF, Luis Suárez, es «imprescindible y urgente» que todas las administraciones competentes tomen cartas en el asunto y pongan «inmediatamente» en marcha mejores planes de seguimiento del conejo y actuaciones para su recuperación.

«De lo contrario, asistiremos a una auténtica catástrofe ecológica dado el papel clave del conejo en los ecosistemas mediterráneos», ha adviertido Suárez.

En este contexto, ha denunciado otra de las causas principales de mortalidad por atropellos, que ha acabado con 51 linces muertos en los últimos tres años. Esto motivó la campaña on-line ‘Ni un lince más atropellado’, apoyada por casi 22.000 personas y que logró frenar la tendencia ascedente de atropellos, con 15 muertos, 10 de ellos en Andalucía, aunque el pico máximo fue de 22 ejemplares atropellados, 21 de ellos en Andalucía en 2014.

En la parte positiva, la ONG destaca también que está creciendo la extensión del área de distrubición, ya que este año ha nacido la primera cría de lince en Extremadura. Finalmente, admite que con el proyecto Life+Iberlince la mortalidad es inferior al 50 por ciento

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés