Un perro muerto después de estar encerrado en un coche durante horas a 50 grados

En pocos minutos se presentaron en el lugar de los hechos tanto los agentes de la Policía Local como la propietaria del turismo donde permanecía el can, aunque el animal ya estaba muy afectado por el calor y se encontraba inconsciente.

Agentes de la Patrulla de Protección del Medio Ambiente y Bienestar Animal de la Policía Local de Castellón, UPROMA, han instruido diligencias contra la propietaria de un perro que el pasado mes de abril falleció dentro de un turismo en cuyo interior se llegaron a alcanzar temperaturas próximas a los 50 grados.

Los hechos se produjeron sobre el mediodía del 16 de abril cuando dos agentes de movilidad urbana que se encontraban regulando el tráfico en las inmediaciones de las instalaciones deportivas ‘Chencho’ observaron a un perro de grandes dimensiones dentro de un turismo, al que le costaba respirar y se estaba asfixiando, ya que el vehículo tenía todas las ventanas cerradas y estaba aparcado en una zona sin sombra.

Los agentes de movilidad urbana avisaron a una patrulla de la Policía Local para que se presentara en el lugar de los hechos y, mientras llegaban los policías, se acercaron al edificio principal del polideportivo para que, a través de la megafonía, se pudiese avisar a la propietaria del turismo para que se dirigiera a la zona de estacionamientos a fin de poder abrir el turismo y sacar al perro mde dentro del vehículo.

- Advertisement -

En pocos minutos se presentaron en el lugar de los hechos tanto los agentes de la Policía Local como la propietaria del turismo donde permanecía el can, aunque el animal ya estaba muy afectado por el calor y se encontraba inconsciente.

CENTRO VETERINARIO

Los agentes cogieron al perro y lo trasladaron hasta un centro veterinario cercano. El profesional, a pesar de recurrir a maniobras de reanimación y entubar al animal, no pudo recuperarlo y finalmente determinó que había fallecido por un golpe de calor.

Ante la vista de estos hechos, los agentes procedieron a avisar a la Patrulla de Protección del Medio Ambiente y Bienestar Animal de la Policía Local de Castellón, UPROMA, quienes se hicieron cargo de la investigación.

Con el informe veterinario y a la vista de los hechos recogidos por la patrulla de la Policía Local, los agentes de UPROMA han imputado a la propietaria del perro un presunto delito de maltrato animal con resultado de muerte. Según consta en el atestado dirigido al Juzgado del Guardia, en el interior del turismo se llegaron a alcanzar temperaturas próximas a los 50 grados centígrados.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés