Una salamandra promiscua usa genes de tres machos por igual

Un equipo de biólogos de la Universidad de Iowa analizó el genoma de Ambystoma, un linaje de salamandra de seis millones de años que produce sólo progenie femenina. El equipo encontró que la mayor parte de su perfil genético está compuesto por contribuciones iguales de machos de tres especies separadas de salamandra: Ambystoma laterale, Ambystoma texanum y Ambystoma tigrinum.

Una salamandra promiscua ha encontrado una fórmula genética simple para el éxito: copula con múltiples machos y utiliza partes iguales del material genético de cada pareja en su descendencia.

Un equipo de biólogos de la Universidad de Iowa analizó el genoma de Ambystoma, un linaje de salamandra de seis millones de años que produce sólo progenie femenina. El equipo encontró que la mayor parte de su perfil genético está compuesto por contribuciones iguales de machos de tres especies separadas de salamandra: Ambystoma laterale, Ambystoma texanum y Ambystoma tigrinum.

Los investigadores piensan que el genoma equilibrado de la salamandra femenina señala las formas extrañas en que algunos animales -de poblaciones de peces, lagartos y otros- pueden utilizar sus genomas para maximizar sus posibilidades de éxito.

- Advertisement -

«Estamos hipotetizando que los individuos exitosos tienen una expresión génica equilibrada», dice Maurine Neiman, profesora asociada de biología en la UI y autor del artículo publicado en la revista Genome Biology and Evolution. «Este equilibrio podría haber sido un requisito previo para el surgimiento y el éxito continuo de este linaje híbrido en particular», subraya en un comunicado.

La reproducción sexual es dominante en el mundo animal. La salamandra unisexual Ambystoma se dedica al sexo, pero con un propósito ligeramente diferente. Cuando copula, la hembra adquiere los genes del macho y luego mantiene sólo algunos, descartando otros. Esto se conoce como cleptogénesis, o el robo de material genético de donantes masculinos con fines reproductivos.

Los investigadores de Iowa se preguntaron cómo de selectiva es la hembra unisexual en relación a los genes que guarda y utiliza cuando se acopla con machos de diferentes especies sexuales de salamandras. Utilizando una muestra del laboratorio de la Universidad de Ohio, –el biólogo y coautor del estudio, H. Lisle Gibbs–, el equipo analizó cerca de 3.000 genes en una hembra unisexual con tres genomas (llamados triploides). De ese total, encontraron que el 72 por ciento de los genes proporcionados por los tres compañeros masculinos se expresaron igualmente.

En otras palabras, la salamandra sólo femenina optó por utilizar aproximadamente el mismo número de genes de cada especie de salamandra.

«Los tres genomas se expresan en partes iguales en este híbrido», dice Kyle McElroy, estudiante de postgrado en el laboratorio de Neiman y autor correspondiente del mismo. «Lo que nos gustaría saber es cómo ocurre la elección y el uso, y cómo estos genes de diferentes especies de salamandras sexuales se unen para hacer un híbrido exitoso».

Podría ser un caso de mantener las cosas sencillas. McElroy lo compara con un equipo deportivo que tiene una lista de jugadores igualmente competentes, sin ninguno estrella cuya lesión paralizaría su éxito.

«Si usted tiene un equipo que está desequilibrado y pierde un jugador superior, no va a ganar», dice McElroy, un estudiante de cuarto año de posgrado de St. Louis. «Pero si cada jugador es igual, entonces no pierdes tanto».

Por lo tanto, en lugar de que la hembra individualmente selecciona los genes entre los miles disponibles para ella, un proceso complicado, la salamandra parece haber encontrado una proporción equilibrada de genes de los machos de las otras tres especies que trabaja para ella y se ha establecido en esa proporción.

«Sería difícil mantenerlo sin equilibrio», dice McElroy, «y eso puede ser la clave para el éxito de este híbrido».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés