Es intolerable la extinción de cualquier especie en el siglo XXI

Desde WWF pedimos la aprobación de un nuevo Acuerdo para la Naturaleza las Personas que obligue a los Gobiernos a tomar medidas urgentes para frenar la pérdida de biodiversidad.

En el Día Mundial de los Animales, la Tierra nos lanza un mensaje urgente: hoy, más que nunca, debemos cuidar a los animales, el alma de un Planeta en crisis.

La Amazonía está ardiendo, las emisiones de gases se han duplicado, los glaciares se derriten y el nivel del mar sigue subiendo; el 75% del medio terrestre y el 66% del marino están muy degradados.

Caminamos hacia la sexta gran extinción a un ritmo 1.000 veces mayor que la tasa de extinción natural.

Si no actuamos ya, en las próximas décadas podrían desaparecer un millón de especies.

Desde hace más de 50 años, WWF lucha con proyectos sobre el terreno en las regiones más diversas del planeta para garantizar el futuro de la vida tal y como la conocemos.

En el Día Mundial de los Animales queremos llamar la atención sobre algunas de las especies más amenazadas del Planeta.

Son solo un ejemplo de la gran riqueza natural que tenemos que conservar.

En defensa de los animales

PANDA GIGANTE. Símbolo de WWF y de la conservación, está amenazado por la deforestación y fragmentación de los bambusales donde vive y de los que se alimenta. Aunque su población se ha recuperado levemente, solo quedan 1.864 pandas en libertad. 

TIGRE. Se han extinguido tres subespecies de tigres y hemos perdido el 97% de sus poblaciones, sólo quedan 3.890 y su mayor amenaza es el tráfico de especies, una de nuestras principales luchas. 

ELEFANTE. Tanto los africanos como los asiáticos están en peligro por la degradación de sus hábitats, la caza furtiva y el comercio de sus colmillos de marfil. Cada día mueren más de 50 elefantes vícitmas del tráfico de especies.

OSO POLAR. Sufre la contaminación marina y el cambio climático está derritiendo  su hogar, dañando también al LEOPARDO DE LAS NIEVES, el fantasma de las altas cumbres asiáticas, que es además perseguido por ganaderos y traficantes de sus pieles y huesos.

Trabajamos para recuperar poblaciones de GORILAS DE MONTAÑA y de llanura, y seguimos luchando contra su caza furtiva, la tala ilegal y fragmentación de sus bosques. Problemas que comparten con los ORANGUTANES asiáticos.

Lucha por la naturaleza

Todavía estamos a tiempo de frenar esta masacre que está acabando con las especies en nuestro planeta. No hay tiempo que perder.

Firma la petición

Fuente: WWF

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés