ONG Equalia contra la masacre e indolencia manifiesta de la industria de los pollos

La ONG Equalia ha lanzado una campaña en la que exige a los productores de pollo, empresas del sector hostelero y de la distribución que se comprometan con los estándares del European Chicken Commitment (ECC) que aumenta los niveles de bienestar animal.

Así, la ONG señala que algunas grandes empresas como Sodexo, M&S, Unilever, Nestlé, Waitrose, Danone, Papa Johns o KFC ya se han sumado al ECC, al que consideran un «acuerdo de mínimos requerimientos» de bienestar animal pero que «supone una oportunidad para el sector avícola» para alinearse a las «demandas de un mercado cambiante» hacia una mayor sensibilidad en las condiciones de cría de los pollos de engorde.

En concreto, el ECC consiste en reducir la densidad de pollos por metro cuadrado, mejorar la calidad del aire de la granja, la iluminación los aseladeros y sustratos de paja, cambio de razas de crecimiento rápido a lento, métodos de aturdimiento más humanitarios en mataderos avícolas y cumplimiento de la medidas anteriores a través de auditorías.

De acuerdo con datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, casi 800 millones de pollos fueron sacrificados en España en 2018.

- Advertisement -

Equalia denuncia el «innecesario sufrimiento» de los pollos convencionales de crecimiento rápido en granjas españolas y ha publicado un reportaje con imágenes de cuatro granjas de pollos de Castilla-La Mancha y Murcia realizado entre finales de 2019 y principios de 2020.

En las cuatro granjas se crían pollos llamados broiler, de las razas Cobb y Ross, dos estirpes seleccionadas genéticamente para engordar de forma artificialmente rápida. Estos pollos permanecen durante 41 días y llegan en ese plazo a un peso de unos 2,2 kilogramos.

Según la ONG, este rápido crecimiento conlleva a los pollos problemas respiratorios, pododermatitis, deformidades, fracturas de las patas y un aumento de la mortalidad por problemas cardiovasculares y pulmonares.

Además, se les suministra antibióticos de forma indiscriminada, tanto a los pollos enfermos como a los sanos, por lo que sus consumidores pueden mostrar resistencia a los fármacos y, al causar infecciones en el ser humano, son más complicadas de tratar, según ha alertado en varias ocasiones la OMS.

La portavoz de Equalia, María Villaluenga, ha explicado que con la campaña quieren contribuir a que el sector de un paso decidido hacia un modelo de producción que entienda el «bienestar animal como una oportunidad de negocio» y no como un obstáculo al mismo.

«Un producto de mayor calidad no tiene que significar un esfuerzo económico significativamente mayor para las personas consumidoras. El coste de una carne de menor calidad lo pagamos con nuestra salud, la de los animales y la del medio ambiente.

Entre todas las partes podemos hacerlo mejor. La responsabilidad social corporativa existe para incrementar la calidad de una manera asequible para nuestros bolsillos», ha concluido.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés