Claman por la prohibición definitiva del uso veterinario del diclofenaco

  • La petición, publicada en una carta en la revista Science, deriva del caso de buitre negro intoxicado por exposición al diclofenaco en Cataluña, el primer caso de intoxicación por este fármaco de uso veterinario en España y en Europa confirmado en buitres.

Comparte esta noticia!

A pesar de la sólida e indiscutible evidencia, bien documentada, de que la catastrófica disminución de los buitres en el sur de Asia en la década de 1990 fue causada por el uso veterinario del fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) diclofenaco, el fármaco todavía estaba aprobado para su uso veterinario en España en 2013. Se otorgó la aprobación a pesar de las fuertes advertencias de que podría conllevar impactos sobre las poblaciones de buitres europeos.

Según un estudio publicado en 2016, el uso de diclofenaco en el ganado podría aportar una tasa de mortalidad anual adicional del 0,9% al 7,7% a las poblaciones españolas de buitre leonado (Gyps fulvus). Sin embargo, las autoridades reguladoras de la Unión Europea y España (y de algunos otros países europeos) argumentaron que el diclofenaco no entraría en el suministro de alimento para buitres, debido a las estrictas restricciones sobre el aprovisionamiento de los puntos de alimentación de los buitres con cadáveres de animales que habían recibido medicamentos veterinarios antes de morir. Sin embargo, incluso en el momento en que se aprobó el diclofenaco, ya se sabía que este argumento era falso.

Claman por la prohibición definitiva del uso veterinario del diclofenaco

Un artículo publicado recientemente ha documentado la muerte de un joven buitre negro (Aegypius monachus) en un nido en Cataluña (España), en septiembre de 2020. El análisis químico de sus tejidos y los estudios post mortem mostraron inequívocamente que murió por exposición al diclofenaco, un AINE altamente tóxico para los buitres.

Anteriormente, cuatro buitres leonados fueron envenenados con flunixin, y el seguimiento de los cadáveres de animales disponibles para los buitres en España mostró que algunos cadáveres contenían residuos de tres AINEs de uso veterinario, incluidos el diclofenaco y el flunixin, ambos conocidos por ser tóxicos para los buitres. La evidencia de que las regulaciones destinadas a controlar el método de eliminación de los cadáveres no protegen a los buitres de la exposición a fármacos tóxicos es ahora abrumadora.

Según Antoni Margalida, científico del Grupo de Investigación en Gestión de Recursos Cinegéticos y Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM) y líder de la carta publicada en la revista Science, “el caso de la intoxicación por diclofenaco en España representa un momento decisivo que demuestra que el diclofenaco de uso veterinario no solo entra en la dieta de los buitres en España, sino que también los mata. Debería prohibirse el uso veterinario del diclofenaco en Europa, y las licencias de uso de otros AINEs tóxicos para los buitres requieren una revisión urgente”.

Rhys Green, presidente de SAVE (Save Asian Vultures from Extinction) y profesor de la Universidad de Cambridge, coautor de la carta en Science, comenta que “la amenaza que representa el diclofenaco y otros AINEs tóxicos era obvia antes, pero esta última evidencia publicada debería convencer a los reguladores de que los protocolos y directivas veterinarias son inadecuados.

PUBLICIDAD

La única forma de prevenir daños a las poblaciones de especies protegidas de buitres es rescindir las licencias en Europa para la producción de diclofenaco de uso veterinario y otros AINEs tóxicos para los buitres. Cuando sea necesario, otros medicamentos veterinarios que se sabe que son seguros para los buitres, como el meloxicam, deben usarse en su lugar“. Esta demanda también está en consonancia con la reciente resolución de la Convención de Especies Migratorias, que entre los pasos clave necesarios para los AINEs tóxicos exige un esfuerzo internacional para eliminar el diclofenaco de la práctica veterinaria.

Puedes consultar la publicación científica de este trabajo de investigación en:

Fuente: Irec

Comentario/s

Deja tu comentario