La CHE finaliza la recuperación medioambiental del río Salobre

La recuperación en el río Salobre, a la que se han destinado 10.000 euros, completa los trabajos realizados durante los dos últimos años en este cauce por SEO/Birdlife, organización que ha colaborado con la CHE. El objetivo, que sigue las líneas del Área de Gestión Medioambiental del organismo de cuenca, consiste en recuperar el estado natural del río y su ribera, que se encontraba en estado de deterioro.

   Según informó el jefe de servicio de Estudios Medioambientales de la CHE, Alfonso Calvo, en una rueda de prensa en Zaragoza, el proyecto se ha centrado en la recuperación de un humedal existente con la restauración de sus paredes y la apertura de una acequia anexa para poder disponer de agua durante todo el año, así como la construcción de un pequeño dique al inicio de la rambla, que permite mantener la lámina de agua procedente de las tormentas.

   Además, en esta zona «dedicada a la recuperación de anfibios que podrán tener un refugio importante y desarrollar su biodiversidad», se ha ejecutado un plan de restauración vegetal de las áreas de la rambla que estaban más despobladas y se han adecuado los taludes de las acequias de la zona y dos pequeñas acequias transversales que cruzaban la zona.

   Según indicó Calvo, se trata de «un plan de restauración de la vegetación de la ribera en una zona deprimida donde casi toda la flora eran cereales, y ha permitido la creación de verdaderas islas que hacen que se pueda multiplicar la biodiversidad, una zona digna de ir y de conservar y de esparcimiento para que la población que vive allí tenga un sitio donde ir a pasear y esparcirse».

- Advertisement -

   El delegado en Aragón de SEO/BirdLife, Luis Tirado, destacó «el cambio que se puede percibir en la CHE». «La imagen de otras épocas era la de construir embalses y pantanos y hoy en día claramente apuesta por el medioambiente, no sólo es una Confederación pionera en ese sentido, sino que, con ventaja, es la Confederación más importante en este sentido en España, la que más está haciendo por recuperar los humedales».

   En referencia a la recuperación de este humedal en concreto, Tirado explicó que se trataba de una zona que se utilizaba para pasto y que el objetivo era «conseguir devolver al barranco y su ribera a un estado más natural o equivalente al que tenía antes de su deterioro, hace doscientos o trescientos años».

   Para ello se pretendían recuperar los procesos fluviales con los que el río pueda reconstruir su dinámica y un funcionamiento más próximo al natural, aumentar la resiliencia del río frente a perturbaciones naturales y antrópicas, y recuperar la relación afectiva de la población local con el paisaje fluvial.

   Para hacer frente a la degradación de la vegetación natural de la zona, «se han plantado especies autóctonas con semillas sacadas de Teruel», tales como sauce blanco, sargatillo, chopo, tamariz, olmo y fresno mediterráneo, así como matorrales de fruto, de las que «saldrán adelante» alrededor del ochenta por ciento. Se han plantado treinta especies diferentes y más de 6.000 ejemplares.

   «Hay que agradecer que las plantas ha salido del vivero provincial que tiene el Departamento de Medio Ambiente en Teruel porque sólo éste dispone de las necesarias para hacer este proyecto, las plantas autóctonas cada vez están más en auge pero algunas no son fáciles de encontrar», expuso.

BIODIVERSIDAD DE AVES

   Luis Tirado añadió que esta recuperación también es positiva para las aves, por un lado, porque se recupera el arbolado y «aumenta la biodiversidad» y, por otro, «se seleccionó la zona especialmente por encontrarse dentro de la Red Natura 2000 de especial protección para las aves y, en concreto, para el águila azor perdicera que en esta zona se extinguió porque el hábitat se degradó con el abandono del medio rural».

   El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino continúa desarrollando una importante línea de actuación medioambiental en la Cuenca del Ebro a través de la Confederación.

   En concreto ha destinado más de 1.280.000 euros a la recuperación de humedales para el periodo 2009-2010, actuaciones entre las que destacan la restauración del soto fluvial del río Queiles en Los Fayos (Zaragoza); o la restauración de la Laguna Nueva en La Yunta (Guadalajara).

   También se incluye la actuación en el humedal asociado a la balsa de Loza en Orikien (Navarra); la restauración del humedal de La Sima en Rubielos de la Cérida (Teruel); y la adecuación del entorno del humedal de los Ojos de Pontil y La Alberca en Rueda de Jalón (Zaragoza).

   Además, la CHE ha llevado a cabo otras importantes actuaciones de este tipo en Balsa de Larralde (Zaragoza), Laguna de Bayas en Miranda de Ebro (Burgos), Ojos de Cimballa (Zaragoza) o en el río Relachigo en Herramélluri (La Rioja).

   El área de Gestión Medioambiental del Organismo también participa en trece nuevos proyectos de recuperación ambiental, limpieza y concienciación financiados por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino a través del ‘programa Voluntariado en Ríos 2011-1011’.

   Para estas actuaciones propuestas por asociaciones, fundaciones y organizaciones no gubernamentales, el Gobierno de España ha destinado una inversión de 300.000 euros. Además, en este año 2010 continuarán ejecutándose diez de las acciones aprobadas en el periodo 2009-2010.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés