Fundación Global Nature rescata en Murcia a casi medio millar de animales silvestres en balsas de riego abandonadas

La mayor parte de los ejemplares rescatados pertenecen a las especies sapo corredor, sapo común, sapillo moteado y sapo de espuelas.

   Asimismo, se han sacado de algunas de las balsas cinco ejemplares de culebra bastarda, ocho de culebra de escalera, 10 de culebra viperina y 11 tortugas moras.

   Además de los 480 ejemplares adultos de las especies mencionadas, de una de las balsas, ubicada en el límite meridional de su área de distribución en la Región, en el municipio de Lorca, se han rescatado cerca de 200 larvas de sapo de espuelas que han sido liberadas en una charca ganadera muy próxima.

   Todos los ejemplares han sido liberados en las inmediaciones de los lugares donde han sido encontrados reduciendo al máximo la manipulación para no producirles daños.

- Advertisement -

   Además, en las balsas de alto riesgo para la fauna, integradas en la red de custodia del territorio de la fundación se han instalado rampas de acceso para que los animales puedan abandonar las instalaciones de riego, por lo que el impacto se ha anulado completamente.

   Aunque no se puede afirmar con certeza el número total de ejemplares de especies amenazadas que mueren atrapados en estas balsas, parece que el impacto sobre las poblaciones de anfibios «podría ser muy elevado por el total de ejemplares rescatados en las 12 balsas visitadas».

   Por ello, se presume que el número de anfibios y otras especies muertos «podría ser muy alto en el contexto regional, ya que estas antiguas instalaciones son muy numerosas en Murcia».

   De este modo, se va a solicitar a la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad de la Comunidad que «inicie las acciones necesarias para inventariar los puntos negros para la fauna e instalar rampas para solucionar este grave problema».  

   Según fuentes de la Fundación, «muchas balsas de riego abandonadas constituyen una trampa mortal para la fauna silvestre, especialmente para los anfibios que acuden a las mismas a reproducirse cuando, tras las lluvias, estas antiguas instalaciones almacenan algo de agua».

   Tras realizar el cortejo y la puesta estos animales, «intentan abandonar las balsas pero, ante la imposibilidad de trepar por las paredes verticales, mueren ahogados o deshidratados por la evaporación del agua acumulada».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés