El cambio climático se acelera en los océanos en torno a Europa

Científicos examinaron una amplia investigación financiada por la Unión Europea (UE) acerca de los impactos del cambio climático sobre el medio ambiente marino de Europa e identificaron deficiencias y prioridades para el trabajo futuro.

   «El cambio se ha hecho claramente visible y es mucho más rápido de lo que pensábamos que era posible», dijo a Reuters Carlo Heip, director del proyecto CLAMER y autor principal del informe.

   En los últimos 25 años, la temperatura del agua marina se ha incrementado porque el hielo del mar Artico se ha derretido. La combinación del aumento del nivel del mar y de la fuerza de los vientos ha contribuido a la erosión de un 15 por ciento de las costas europeas, según el informe.

   El calentamiento se ha acelerado en los últimos 25 años cerca de 10 veces más rápido que la tasa media de aumento en el siglo XX, añadió.

   Desde 1986 hasta 2006, los aumentos de la temperatura superficial del mar de las aguas europeas eran de tres a seis veces mayores que el promedio mundial.

   «Simulaciones de escenario sugieren que al final del siglo XXI, la temperatura del mar Báltico podría haber aumentado en 2 a 4 grados centígrados, el Mar del Norte en 1,7 grados, y la el Golfo de Vizcaya en 1,5 a 5 grados», dijo el informe.

   Las capas de hielo y los glaciares derretidos añaden más incertidumbre. Las estimaciones actuales para 2100 sugieren que los niveles del mar en Europa podrían subir 60 centímetros y hasta 1,9 metros en algunas costas británicas.

   El aumento del nivel del mar amenaza a las poblaciones de todas las áreas bajas de Europa, pero países como Gran Bretaña, Francia y los Países Bajos podrían ser menos vulnerables porque son lo bastante ricos para adoptar medidas de protección costera.

   También se han producido cambios en la cadena alimenticia marina porque los organismos han migrado hacia el Atlántico desde el Pacífico a través de los pasajes que se abren en la temporada sin hielo a través del Artico.

   Aunque algunas especies pueden crecer en otros océanos, los grandes trastornos en el ecosistema marino podrían tener efectos devastadores, según el informe.

   CLAMER también encontró que algunas cepas de bacterias se están volviendo cada vez más frecuentes y esto podría ser una amenaza potencial para la salud humana. Por ejemplo, las cepas de cólera se han incrementado en el Mar del Norte en los últimos 50 años, quizás debido al cambio de temperatura.

   Entre sus muchas recomendaciones, CLAMER insta a un mayor estudio de los cambios del nivel del mar debidos a capas de hielo que se quiebran o derriten, erosión costera, cambios de temperatura, acidificación de los océanos, ecosistemas marinos y cambios de la circulación. «El principal mensaje es que tenemos que estar al tanto», dijo Heip.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés