Gallocanta recibirá las primeras grullas

Asimismo, se van a habilitar una serie de rutas guiadas gratuitas, destinadas al público general, y que comenzarán el primer fin de semana de noviembre, según han informado desde el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.

   Las salidas, con vehículo particular, serán desde el Centro de Interpretación de la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta situado en la carretera de Tornos-Bello. Esta iniciativa se enmarca en el programa de educación ambiental, que cuenta además con el apoyo de la Obra Social de Ibercaja y del programa Feder ‘Construyendo Europa desde Aragón».

   La visita recorrerá la ruta de la Laguna de Gallocanta y los lagunazos visitando, en su recorrido matutino, los observatorios de la Reguera, Los Ojos, la ermita y los Agüanares. En el recorrido de la tarde, los técnicos ambientales acompañarán a los visitantes a la zona sur –Centro de interpretación– o norte –ermita– de la Reserva, buscando siempre el mejor observatorio donde esperar el regreso de las grullas a dormidero.

La Laguna de Gallocanta

- Advertisement -

   La Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta está considerada como el mayor humedal salino de la Península Ibérica y el mejor conservado de la Europa Occidental. Es un lugar tranquilo, con abundante alimento y estratégicamente situado en la ruta migratoria de las grullas.

   Los controles se realizan tanto mediante un censo diurno como de tarde. Esta labor permite conocer, además del número estimado de grullas, los lugares donde se alimentan, el tipo de comida que escogen así como la pirámide poblacional. Dos horas antes de la puesta de sol se realiza el censo de tarde. Las grullas regresan a la Laguna donde duermen y allí los técnicos realizan un nuevo conteo, más preciso que el diurno.

   Durante la época en que las grullas están en la Laguna se diferencian tres periodos. El primero es el paso postnupcial, de mediados de octubre a primeros de diciembre, cuando llegan desde el norte de Europa buscando tierras más cálidas. Si bien el número de grullas es muy variable en este periodo, la temporada pasada se registraron más de 11.000 aves diarias.

   El segundo periodo, denominado de invernada, dura hasta finales del mes de enero. Las grullas eligen varias zonas de la Península Ibérica para pasar el invierno, entre ellas Gallocanta. Durante la campaña pasada, los censos de invernada mostraron una media de entorno a 18.500 aves, dato cercano al récord alcanzado durante la campaña 2008-2009, en la que 23.000 grullas se hospedaron en la Laguna durante el invierno.

   Por último, hacia finales de febrero estas aves comenzarán a emprender el viaje de vuelta hacia las zonas de cría, situadas principalmente en Escandinavia, en lo que se llama paso prenupcial. En este momento es cuando se producen las mayores concentraciones de grullas en la Laguna, cuando llegan a pasar en un solo día 114.000 aves.

   Durante esta época es fácil divisar los ruidosos bandos de grullas en el cielo, con sus características formaciones en ‘V’ y sus típicos cicleos, con los que se ayudan a coger altura.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés