Experto de la Unesco apuesta por restringir las visitas a áreas naturales

«La reserva previa podría ser el mecanismo para que la gente se organice», ha opinado, señalando que de este modo se podrían evitar el «lío logístico» de tener muchos visitantes y el «impacto psicológico» de no poder acudir a estos espacios. «Hay que hacer una prueba piloto, a ver cómo resulta», ha instado, apuntando que las tecnologías de la información podrían facilitar el proceso.

   Araya ha participado este jueves en las VII Jornadas de Naturaleza y Medio Ambiente de la Guardia Civil que se celebran en el Paraninfo de la Magdalena donde ha abordado ‘El impacto del turismo en la conservación de la biodiversidad y el desarrollo local. El caso de la Reserva de la Biosfera Torres del Paine, Chile’.

   Tras su intervención, el ingeniero forestal ha explicado a la prensa que el turismo tiene dos impactos en la biodiversidad: uno positivo de carácter económico (se genera empleo, hay mayor inversión, etcétera) y otro, derivado de la masiva afluencia de visitantes a áreas naturales en un periodo corto, «adverso» al medio ambiente «si no hay una buena planificación y organización», que «generalmente» no existe.

   Araya ha indicado que entre las zonas más sensibles a la gran afluencia de visitantes se encuentras los parques nacionales, de fama mundial y «muy difundidos» tanto por las administraciones como por los empresarios, lo que genera un interés por visitarlos aunque no se tienen en cuenta «adecuadamente» cuestiones derivadas de esta masificación como la generación de basuras, la contaminación, etcétera.

   Además, ha señalado que hay áreas en las que la gente busca naturaleza «y encuentra muchos visitantes». «Es como ir por un sendero y tener delante ocho grupos. Eso afecta a la calidad de la visita y la final la gente quiere rehuir esos lugares o buscar otra temporada. Las personas van a empezar a molestar a las personas», sobre todo en zonas que tienen «demasiada fama y promoción turística», ha augurado.

   En el caso de España, se ha referido al Parque Nacional del Teide, con tres millones de visitantes. Aunque no ha afirmado que se produzca un impacto medioambiental por este hecho, sí ha subrayado que son «cifras enormes, que llaman la atención y a estar en alerta».

   En cuanto a su país, donde existen un centenar de áreas protegidas de carácter estatal, ha destacado la reserva de Torres del Paine, con un crecimiento «notable» en los últimos 20 años, un caso que sí da «señales de alerta» para no afectar la riqueza natural ni la fuente de empleo e inversión que es el turismo.

   En general, ha defendido la necesidad de contar con planes de emergencia y una planificación «cuidadosa» del uso de los espacios públicos al detectar incrementos «significativos» de visitantes. «Normalmente se hacen planes de prevención y mitigación cuando han ocurrido los problemas. La cultura de la prevención no es muy propia de la sociedad pero hay que tener una actitud preventiva», ha considerado.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Lista Roja de la UICN

Meteoritos carbonáceos llenos de vida

Un roedor con mucha historia

Una tortuga gigante en los Pirineos