El Foro sigue con las matanzas de Cormoranes

 

–                    Río Nalón hasta 90 ejemplares

–                    Río Caudal hasta 40 ejemplares

–                    Río Narcea hasta 50 ejemplares

–                    Río Sella hasta 30 ejemplares

–                    Río Cares hasta 20 ejemplares

–                    Río Esva hasta 5 ejemplares

–                    Río Navia hasta 5 ejemplares

 

No es aceptable que el Foro lo mismo que hizo el anterior gobierno apruebe  la matanza de mas de 240 ejemplares de cormorán grande en aguas continentales (muchos más mueren, al ser heridos o muertos y no recogidos), todo ello dentro de las medidas tendentes a agradar a los pescadores, que son los únicos que reclaman insistentemente  la matanza de una especie salvaje para que ellos pesquen más, sin que estas matanzas consiguen este objetivo a vista del numero de capturas declaradas en la pasadas campañas que fueron las peores de todas.

Tenemos que recordar que el cormorán no es una especie cinegética y no tiene plan de manejo a pesar de que es obligatorio. No  se han  hecho públicos los criterios que se utilizan para determinar esa cantidad en ninguno de los organismos de participación sobre fauna o ríos en los que estamos los grupos ambientales, con lo que desconocemos sus cuentas y cómo salen. No se llevó propuesta alguna al Consejo de Ecosistemas Acuáticos y desconocemos de dónde sale los números propuestos.

Esta práctica de aprobar la caza de especies por presiones es una demostración más de la falta de políticas de conservación de la fauna salvaje por parte del Principado, dirigida a contentar sectores en vez de defender los valores naturales, y que atiende las reclamaciones del colectivo de pescadores sin contrastar sus demandas con otros colectivos que también disfrutamos de los ecosistemas fluviales asturianos sin pretender la muerte de especies que son propias de estos hábitats.

Hay que recordar que todas las experiencias de controles de cormoranes grandes no ha significado un aumento de la pesca de peces ni una disminución del número de aves a medio plazo, que permanece estable en su número en Asturias en los últimos 14 años, como ha reconocido en varios ocasiones el  Principado. El que la población de cormorán grande no haya aumentado en la última década, unido a que los salmónidos solo representan un pequeño porcentaje en la dieta del cormorán grande, como avala incluso los propios estudios del Principado (demostrando la incoherencia de la razón argumentada para aprobar esta nueva matanza de cormoranes) evidencia que hacerle responsable de la disminución de truchas y salmones solo pretende buscar una «cabeza de turco» a la que responsabilizar de todos los males de nuestro ríos. Las poblaciones de salmones, truchas y anguilas están disminuyendo, pero es más fácil echarle la culpa al cormorán que encarar los verdaderos problemas de contaminación de ríos, multitud de presas, sobre pesca marina (en el caso de salmones y anguilas), etc….,  soltando alevines (que solo consigue un repunte puntual del número de peces durante un plazo corto de tiempo, hasta que mueren estos excedentes artificiales de peces mal adaptados) y matando cormoranes no vamos a solucionar nada.

Hay que recordar que esta medida que se va ejecutar no esta  avalada por estudio científico conocido que demuestre claramente la necesidad de ejercer un control sobre la misma especie, sin olvidar que es preciso que esos estudios, si es que existen, tienen que ser públicos y deben ser sometidos a debate social y se deben proponer medidas alternativas a la escopeta como medida de control de la población. Cualquier control se debe realizar por evidencias científicas y tomando como base la legislación vigente. La depredación es una de las principales fuentes de selección natural y eliminarla sólo contribuye a acercar el funcionamiento de un ecosistema natural al de una granja. Cuando existe un problema de aumento de las poblaciones de depredadores,  se debe a alteraciones del hábitat, o a una superabundancia de presas.

El cormorán grande es una especie que hasta el año 2004, estaba incluida en el Anexo I de la Directiva Aves y  como especie «de interés especial» dentro del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, ha pasado de protegida a exterminable en 3 años en Asturias, solo por las presiones de los pescadores, que ven un competidor en los ríos a esta ave, como si el río fuera solo de los pescadores.

Tampoco conocemos los resultados de los controles que se llevan haciendo desde el año 2004/2005 que venimos pidiendo desde hace 7 años. Lo que sí esta claro, por la experiencia en otros lugares, es que la caza de cormoranes grandes en sus lugares de invernada carece de efectividad como medio de controlar sus poblaciones. Por eso seguimos reclamando obtener datos más fiables sobre la dieta del cormorán en los ríos de la región y evaluar de la manera más precisa su impacto sobre las poblaciones de peces y, si llega  a ser necesario  medidas de control, serán contempladas siempre desde el diálogo y con un fundamento científico,  no por las presiones de un colectivo interesado como es el de pescadores.

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies

ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Animales que se vuelven blancos

Curiosidades de las plantas

Aves capaces de atacar humanos