Las semillas tratadas con plaguicidas, riesgo para la perdiz roja española

Además, el estudio concluye que el resto de fitosanitarios analizados «no parecen suponer un riesgo demasiado elevado», al menos en el caso de fungicidas, un hecho que podría relacionarse con el rechazo activo de las perdices a consumir semillas tratadas con estos compuestos.

   Estas conclusiones, en gran medida, se deben a observaciones en el capítulo de la reproducción de la perdiz, donde se han notado mayores efectos de las dosis bajas.

   Así, el efecto repelente de los blindajes haría que las perdices rechacen las semillas tratadas con las dosis elevadas en mayor medida que las tratadas con las dosis reducidas, con lo que se evitaría la intoxicación y, aunque el rechazo del alimento pueda conllevar problemas asociados a la anorexia, tales problemas no causarían efectos a nivel fisiológico tan severos como los producidos por la ingesta del fitosanitario.

   Las conclusiones se derivan de los experimentos realizados durante 2011 en la segunda fase del estudio ‘Identificación y Cuantificación de los Efectos de los Plaguicidas Agrícolas en la Perdiz Roja en España’, conocido como proyecto ‘Semillas’ que promueve Fundación Fedenca, perteneciente a la Real Federación Española de Caza y la Oficina Nacional de Caza, en colaboración con la Fundación Biodiversidad y que ejecuta el Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos de Ciudad Real.

   En esta fase se han vuelto a analizar los efectos de los dos fitosanitarios que, según los primeros resultados, mostraban una mayor toxicidad sobre las perdices, como son tiram e imidacloprid.

   En este contexto, la investigación ha analizado de dos nuevos fitosanitarios como el fungicida maneb y el insecticida a base de piretrinas naturales, que constituye una de las alternativas ecológicas al uso de insecticidas sintéticos.

«SUPERVIVENCIA SERIAMENTE COMPROMETIDA»

   Concretamente, la investigación subraya que la supervivencia de las perdices está «seriamente comprometida» por el imidacloprid, ya que todos los individuos expuestos a la dosis recomendad como insecticida para el tratamiento de semillas, murieron en un periodo máximo de 21 días.  

   Asimismo, si la perdiz roja ingiere estas sustancias se producen efectos reversibles sobre su condición física, por ejemplo el índice de masa corporal, que se ve reducida por el maneb, que rebaja la condición natural de las perdices al finalizar el otoño. Sin embargo, después de que dejaran de ser alimentadas con semillas tratadas con este fitosanitario, las perdices volvieron a recuperar su condición corporal

   Por otro lado, las tasas de fecundación de huevos se reduce significativamente por las dosis rebajadas de tiram y maneb, con porcentajes de huevos fecundados en un 34,5 y 54,5 por ciento respectivamente, en comparación con el 62,5 por ciento de huevos fecundados entre los huevos control. Si bien la supervivencia de los pollos no difirió, sí se aprecia que al final del periodo de seguimiento incrementaba de forma moderada la mortalidad entre los pollos nacidos huevos puestos por hembras que habían sido consumido semillas tratadas con la dosis baja de tiram.  

   En este contexto, Fedenca considera «fundamental», para conocer el verdadero impacto de las semillas blindadas sobre las perdices en condiciones naturales, realizar un estudio completo sobre la exposición, analizando hasta qué punto los animales consumen semillas tratadas en el campo, qué tipos de tratamientos pueden motivar un rechazo, cuáles podrían resultar atrayentes, y qué consecuencias tendría la aceptación no rechazo de cada tratamiento.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés