La FAO insta a prestar más atención a la conservación de los ecosistemas forestales

Según señala la publicación ‘Bosques de montaña en un mundo cambiante’, está en juego «la integridad y la capacidad de recuperación de los bosques de montaña» y achaca al cambio climático una posible aceleración en la propagación de plagas y organismos patógenos potencialmente nocivos para los bosques de las montañas.  

   Este informe, elaborado conjuntamente por la Secretaría de la Alianza para las Montañas, con sede en la FAO, y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, también se refiere a las presiones demográficas y la expansión de la agricultura intensiva como uno de los motivos que han empujado hacia arriba a muchos pequeños agricultores, hacia zonas marginales y laderas empinadas, con la consiguiente pérdida de bosques.

   El texto se ha publicado en los días previos al Día Internacional de las Montañas de la ONU, que se celebra el 11 de diciembre y trata de advertir a la sociedad de todos los beneficios que reportan los bosques y del «peligro» que supondría acabar con ellos. Por ello, la FAO afirma que «el desarrollo sostenible de los bosques de montaña requiere y merece ocupar un lugar destacado en la agenda internacional».

   Así, el subdirector general del Departamento Forestal de la FAO, Eduardo Rojas-Briales, ha indicado que «los bosques de montaña protegen las comunidades locales de las catástrofes naturales y salvaguardan los recursos naturales y los servicios ambientales de los que dependen el bienestar y los medios de subsistencia de miles de millones de personas».

   De la misma forma, ha recordado que «las montañas suministran el 60 por ciento de los recursos de agua dulce del mundo, a pesar de cubrir sólo el 12 por ciento de la superficie de la Tierra». El informe, por parte, recoge varios ejemplos de esta realidad, como es el caso del monte Kenya, que genera el 97 por ciento de la energía hidroeléctrica del país o la meseta tibetana, que funciona como depósito de agua para alrededor de 3.000 millones de personas.

LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

   Los bosques de montaña almacenan una gran cantidad de carbono y pueden desempeñar un papel importante en las políticas para atenuar el cambio climático, señala el informe de la FAO. La pérdida de bosques de montaña liberaría grandes cantidades de carbono a la atmósfera, añade.

   Por ello, el informe concluye que los principales servicios prestados por los bosques de montaña «deberían reflejarse mejor en las negociaciones y reuniones internacionales sobre el cambio climático», como debería haber ocurrido en la Conferencia del Clima de Durban, que concluye este viernes.

   Finalmente, la FAO ha indicado que la población de las montañas se encuentra entre las más pobres del mundo, sin embargo, resulta «decisiva» para el mantenimiento de los ecosistemas de montaña. «Deberían tener voz en la gestión de los recursos forestales locales de los que dependen y participar de los beneficios del uso y conservación de los bosques», ha concluido.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés