El Consell desarrolla un proyecto para reducir los 100.000 animales vertebrados que mueren cada año en las carreteras

González ha realizado estas declaraciones tras la presentación de la primera fase de este estudio, celebrada este sábado ante técnicos de carreteras y centros de investigación cuyo objetivo principal ha sido dar a conocer el problema, analizarlo y buscar soluciones conjunta para desarrollar modelos predictivos útiles para la evaluación de estas infraestructuras y para la detección de puntos negros en carreteras ya construidas.

   «El atropello de fauna silvestre en las carreteras es un tema de preocupación, no sólo por la mortalidad de fauna que producen sino, también, por el riesgo de accidentes de tráfico», ha apuntado el director general.

   Hasta ahora se han adoptado medidas puntuales como el vallado de carreteras o la construcción de pasos de fauna, especialmente en algunos puntos negros situados en parques naturales o en zonas frecuentadas por especies amenazadas, pero no se ha realizado ninguna evaluación del problema a escala autonómica «para estimar la magnitud del conflicto y ver las características del territorio y de las vías que condicionan este peligro», ha indicado.

   Por ello, González ha justificado la puesta en marcha de este proyecto, con una duración prevista hasta 2013, «para analizar el problema y buscar soluciones».

   La primera fase del estudio ha consistido en recopilar toda la información disponible sobre atropellos de fauna vertebrada en la Comunitat y realizar muestreos específicos para estimarla, utilizando diferentes metodologías.

BASE DE DATOS SOBRE ATROPELLOS

   En la actualidad, se ha constituido una base de datos con 6.500 casos de atropellos, pertenecientes a 220 especies diferentes. La mayor parte de los atropellos se producen sobre mamíferos (2.818) seguidos de aves (2.071), reptiles (894) y anfibios (613).

   Las épocas del año con mayores incidentes registrados, según el estudio, son verano y otoño, y se producen más atropellos en carreteras locales y comarcales que en autonómicas y estatales.

   Igualmente, el estudio preliminar ha determinado que existe una mayor probabilidad de atropello en la proximidad de puntos de agua, especialmente cerca de zonas húmedas y que, además, se producen más atropellos en entornos agrícolas que en forestales, probablemente por ser mucho mayor el tráfico en aquellas.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés