Empresas y agricultores buscan soluciones en la universidad contra las malas hierbas

Agricultores y empresas de toda España se dirigen a la universidad en busca de nuevas medidas para un manejo racional de las malas hierbas que, cada vez más, se hacen resistentes a los herbicidas convencionales. Para manejar este problema de forma ecológica los especialistas recomiendan un laboreo superficial de la tierra y la rotación de cultivos.

A nivel mundial, las malas hierbas son el mayor problema sanitario de los cultivos, causando reducciones de rendimiento próximas al 34%. En España, los herbicidas constituyen el principal gasto en fitosanitarios, lo cual supone un gran coste económico y ambiental. A ello hay que añadir los pases de laboreo que los agricultores dan para luchar contra las malas hierbas.

La mayoría de las cuestiones que los agricultores y empresas plantean, relacionadas con este tema, en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica (ETSIA) de la Universidad de Sevilla se refieren al problema de las malas hierbas, que se hacen resistentes a los herbicidas y al manejo de malas hierbas sin herbicidas.

José María Urbano Fuentes-Guerra, profesor del departamento de Ciencias Agroforestales, explica que los dos problemas tienen solución, aunque “la solución no es siempre simple ni fácil. La Universidad tiene un gran reto en este campo porque debe formar a Ingenieros Agrícolas capaces de resolver estos problemas optimizando el rendimiento económico del agricultor y minimizando el coste ambiental”.

Por ejemplo, el control de malas hierbas con herbicidas ha permitido reducir el laboreo, y así disminuir la erosión del suelo que es un gran problema medioambiental en España. Sin embargo, cada vez son más frecuentes los casos de malas hierbas que se hacen resistentes a los herbicidas, como las conyzas en el cultivo del olivo. Según el profesor Urbano, el manejo de los problemas de malas hierbas requiere un asesoramiento técnico adecuado: «los Ingenieros Agrícolas son los médicos de las plantas».

En la ETSIA también se trabaja en el manejo de las malas hierbas en condiciones de agricultura ecológica, particularmente en rotaciones de cultivos herbáceos de secano. Según Urbano, estos estudios demuestran que es posible cultivar sin herbicidas siempre que se emplee una rotación de cultivos adecuada y se use el potencial de otros métodos culturales como la elección de la fecha de siembra.

“Buscamos un enfoque integrado basado en el manejo de las técnicas de cultivo y en el conocimiento de las distintas especies de malas hierbas”, añade Urbano. Es necesario saber cuál es el momento más adecuado para actuar contra determinadas especies arvenses, controlar los tiempos de cultivo, adelantando o retrasando la siembra, y estudiar bien cada especie para descubrir los períodos en los que son más vulnerables.

http://www.agenciasinc.es/ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés