Palma de Mallorca no quiere ser ciudad antitaurina

El Pleno del Ayuntamiento de Palma ha desestimado este jueves -con 17 votos en contra, 11 a favor y una abstención- la proposición del grupo municipal MÉS relativa a declarar Palma como ciudad antitaurina e instar a los partidos con representación en el Congreso de los Diputados a no declarar Bien de Interés Cultural (BIC) las corridas de toros.

   Algunos ciudadanos han acudido al Pleno con pancartas en las que se podía leer «Basta de torturas» y «Las corridas de toros son crueles» y han gritado además «torturadores y asesinos», mientras que el PSIB ha solicitado el voto secreto en esta proposición para otorgar libertad a sus regidores y que éstos pudieran votar en conciencia.

   La portavoz de la Asociación Información, Concienciación, Acción Animalista, Aida Cortecero, ha asegurado durante el Pleno que solo el 8% de españoles han acudido alguna vez en su vida a una corrida de toros, por lo que le ha preguntado al PP si se puede considerar cultura lo que el 91% de la población rechaza y «vosotros queréis imponer».

   Cortecero ha añadido que no es cuestión de acudir o no a las corridas de toros, ya que «nos molesta la ablación femenina aunque no la practiquemos» y ha señalado que, antes de que les acusen de comparar a los animales con las personas, debe recordar que ambos comparten «la capacidad de sufrir».

- Advertisement -

   Por su parte, el portavoz del equipo de Gobierno municipal, Julio Martínez, ha señalado que el debate de si es cultura o no se desarrollará en Madrid y ha recordado que declarar las corridas de toros como BIC es una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que ha recogido «muchas firmas».

   En ese sentido, le ha pedido «coherencia» a MÉS, porque no puede considerar importantes solo las iniciativas que le convienen y ha añadido que «hay que pensar en las familias que viven de los toros», así como en que es una tradición y «romper con una tradición es complicado».

   La regidora de MÉS, Marisol Fernández, ha tildado de «absolutamente inaceptable» aprobar el BIC de las corridas de toros, puesto que a su parecer «se está usando la puerta de atrás para beneficiar a un sector privado».

   «La violencia es violencia y no se puede revestir de tradición, es sangre y muerte», ha sentenciado Fernández.  

   Cabe recordar que el Ayuntamiento de Palma está formado por 29 miembros, de los que 17 pertenecen al PP y componen el equipo de Gobierno municipal, nueve son del PSIB y los tres restantes pertenecen a MÉS per Palma.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés