Ambicioso Plan de Recuperación del Urogallo Cantábrico

La Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de Cantabria ha sometido a información pública, por dos meses, el proyecto de decreto por el que se aprueba el Plan de Recuperación del Urogallo Cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus).

   El decreto se podrá consultar en la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza y en la página web del Gobierno de Cantabria (www.cantabria.es) durante el plazo dos meses contados a partir de este jueves, cuando se podrán presentar alegaciones y observaciones al mismo.

   Según señala el proyecto de decreto, consultado por Europa Press, en Cantabria, al igual que en las comunidades autónomas de la Cordillera, se vienen realizando estimaciones poblacionales desde el año 1982, pasando de los 13-21 machos en cinco áreas de canto a los cuatro ejemplares, como mínimo, en dos sectores, del año 2012.

   En Cantabria la población de urogallo ha ido desapareciendo de este a oeste, quedado recluida prácticamente en el entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa. En esta especie se da la

- Advertisement -

peculiaridad de que a medida que se deshabitan las áreas de canto aparecen de forma azarosa hembras de urogallo dispersas, lo que ha hecho que en los últimos años se hayan observado ejemplares en al menos cuatro localidades de Cantabria fuera del su área de campeo habitual, aunque no debe entenderse como una recuperación de antiguas áreas de canto.

   El origen concreto de su desaparición son causas globales, como el cambio climático, y locales, como la modificación del hábitat, entre otros.

   Por eso el decreto pretende proteger al urogallo, que está en la categoría de «en peligro de extinción», y declara las Áreas Críticas propuestas en el Plan de Recuperación del Urogallo en Cantabria

como Áreas Naturales de Especial Interés, siendo su norma de protección el Plan de Recuperación.

   La finalidad de este Plan de Recuperación, a la vista de la tendencia regresiva de la especie en el conjunto de la Cordillera Cantábrica, es reducir el grado de amenaza de la especie mediante el

impulso de medidas que favorezcan la mejora del estado de conservación de la especie y faciliten la viabilidad de la población a largo plazo.

   Así, entre otros objetivos pretende favorecer el éxito reproductor y la supervivencia de los adultos; preservar la conservación de las características taxonómicas propias del urogallo; colaborar en el establecimiento de un programa de cría y la creación de una reserva genética; y garantizar la conservación de los hábitats favorables.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés