Sevilla contabiliza 297.500 ejemplares de 73 especies de aves acuáticas en sus humedales

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha contabilizado un total de 297.563 ejemplares correspondientes a 73 especies diferentes de aves acuáticas invernantes en el último censo que ha realizado en 47 humedales de la provincia de Sevilla.

   Según ha explicado la Consejería en una nota, estas cifras vienen a confirmar una tendencia creciente del número de aves que eligen estos enclaves para pasar el invierno.

   El mayor número de aves censadas –el 93 por ciento de los efectivos–, se localiza en el Espacio Natural de Doñana, que, con 277.064 ejemplares de 68 especies, se sitúa por delante del paraje natural del Brazo del Este –con 4.224 aves–, el embalse de Don Melendo –con 2.472–, la laguna de la Dehesa de Abajo –1.941–, y la laguna de Calderón Grande, en la que se han contabilizado 1.526 ejemplares.

   Igualmente, hay algunos pequeños y medianos humedales como la laguna del Gosque que acogen algunas de las especies incluidas en el Plan de Recuperación y Conservación de Aves de Humedales de la Junta de Andalucía. En concreto, en dicho paraje se ha registrado la presencia de 153 ejemplares de malvasía cabeciblanca, una especie incluida en el Plan y catalogada en peligro de extinción.

   Las especies que más abundan son el cuchara común (23 por ciento), el ánsar común (14 por ciento), el flamenco común (9,5 por ciento), la aguja colinegra (nueve por ciento) y el correlimos común (seis por ciento). Por grandes grupos tróficos, el más numeroso es el de las anátidas, que aporta 132.874 aves y muestra una tendencia positiva, seguido de los limícolos, los flamencos, el grupo de las gaviotas y las fochas.

   Entre las especies amenazadas, incluidas en el Plan de Recuperación y Conservación de Aves de Humedales, destaca la malvasía cabeciblanca con un total de 350 ejemplares invernantes, lo que supone un incremento demográfico de esta especie respecto a años anteriores.

   Asimismo, otras especies amenazadas con tendencia positiva son el águila pescadora –26 ejemplares– y el porrón pardo, con nueve aves, mientras que, por el contrario, se han registrado efectivos muy limitados de cerceta pardilla –siete ejemplares–, focha moruna y garcilla cangrejera –cinco ejemplares en ambos casos–, especies cuyas poblaciones, según ha señalado la Junta, están acusando «un declive importante» en las últimas décadas.

   Además, entre las especies de interés con tendencia positiva destacan la espátula común –1.179 ejemplares–, el morito común –3.854 ejemplares–, y el tarro blanco, de la que se han registrado 356 aves. Igualmente, en esta invernada se han detectado por primera vez en dos lagunas de la campiña sevillana seis ejemplares de tarro canelo, especie considerada como extinta en el ‘Libro rojo de los Vertebrados de Andalucía’.

HUMEDALES

   Andalucía alberga el 17 por ciento del total de las zonas húmedas españolas, que en superficie supone el 56 por ciento de la extensión total de las áreas inundables españolas.

   Según ha resaltado la Consejería, la importancia de estas zonas húmedas no viene sólo por sus valores ecológicos y de reserva de la biodiversidad, sino por aportar también «beneficios directos a la vida cotidiana de los ciudadanos», contribuyendo al mantenimiento de actividades económicas como el marisqueo, el turismo, los cultivos o la realización de actividades cinegéticas, así como el filtrado de agua o la prevención de avenidas.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés