El 77,8% de los incendios en Galicia no superó una hectárea

El 77,8 por ciento de los incendios forestales registrados en Galicia no han superado una hectárea de superficie quemada, es decir, de los 1.906 fuegos contabilizados (hasta las 21.30 horas del 28 de agosto), 1.483 se quedaron por debajo de esa cifra. En lo que va de año, Galicia registra 7.903 hectáreas quemadas, de las cuales 5.000 se corresponden con superficie rasa y menos de 3.000 con monte arbolado.

   Estos datos han sido aportados por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello, y en la que ha destacado que las cifras apuntan de forma «muy clara» la «eficiencia» de los efectivos que combaten los fuegos forestales en los bosques gallegos.

   En todo caso, y «a pesar de los buenos datos en relación con otros periodos», en palabras del mandatario autonómico, la Xunta mantiene la «alerta» por riesgo de incendios, sobre todo, mientras que persista el viento del nordeste.

   Feijóo también ha detallado que la cifra de fuegos forestales registrados supone «un tercio de la media anual» de las últimas dos décadas, comparando desde enero hasta el 28 de agosto. Así, frente a las 23.918 hectáreas calcinadas de media entre 1992 y 2012, este año se han registrado 7.903 hectáreas calcinadas.

   «Son datos extraordinariamente positivos», ha considerado el presidente, quien, sin embargo, ha trasladado la «enorme preocupación» del Gobierno gallego por los incendios y porque este verano se han registrado muchos días de sol y altas temperaturas, motivo por el que se mantiene la situación de alerta.

CONCENTRACIÓN DE INCENDIOS

   Además, el presidente del Ejecutivo autonómico ha indicado que los datos de incendios «en determinados ayuntamientos» en donde se han originado los más grandes del verano (Oia o Cualedro), revelan que se produjeron «en varios focos al mismo tiempo». Además, ha indicado que la hora de las 24 del día en que se registró una mayor concentración de incendios fue entre las 23.00 y la medianoche.

   Para ilustrar la actividad incendiaria, Feijóo ha puesto como ejemplo que en O Barco de Valdeorras, el 18 de agosto, se registraron 20 focos simultáneos en un kilómetro entre la medianoche y la 1 de la madrugada. En Cualedro, el 24 de agosto, se iniciaron dos focos con 500 metros de distancia a las 12.50 horas y otro paralelo a las 23.00 horas, y que produjo el primer gran incendio del verano.

   Otro ejemplo que ha puesto el mandatario autonómico ha sido el de Ribeira, que comenzó en cinco focos diferentes y separados a ambos márgenes de la autovía de O Barbanza, que tuvo que ser cortada al tráfico debido a las llamas.

   El presidente autonómico, que reiteró que «los balances se hacen al final» y que la preocupación por el fuego se mantiene, también explicó que en As Neves se registraron cinco fuegos en menos de seis horas, ayuntamiento que, en lo que va de año, ha registrado 49 fuegos forestales. Esta localidad, entre el 21 y el 28, sumó 28 fuegos, periodo en que Vilamartín contabilizó 14 incendios y Cualedro, un total de 15. «Estamos ante indicios racionales de intencionalidad», ha señalado a la luz de los datos.

   Además, el máximo dirigente gallego ha indicado que los municipios más afectados por los incendios, según este balance provisional, son Tomiño, con 37; Carballo y Ribeira, con 27 cada uno; Verín, con 25; Dozón y Salceda, con 21 cada uno.

85 FUEGOS DIARIOS

   Según recoge el informe que Medio Rural ha elevado para su análisis al Consello, en el mes de agosto se registraron 85 fuegos diarios que fueron extinguidos mayoritariamente en el mismo día. Sobre el total anual de fuegos, el 48,6 por ciento se produjeron en agosto (167 incendios y 709 conatos –de menos de una hectárea–), mientras que en los últimos siete días (21-28 agosto) se produjeron 491 fuegos, una media diaria de 70,1.

   El tiempo medio de respuesta fue de 16 minutos, consiguiéndose apagar en el mismo día el 96,4 por ciento de los incendios forestales. Entre las 13.00 y las 18.00 horas se ha originado el 38,9 por ciento de los fuegos, la intensidad baja al atardecer y se vuelve a incrementar entre las 21.00 horas y la medianoche, intervalo en que comienza el 19,8 por ciento, cuando se retiran los medios aéreos.

   La Xunta explica que la presencia de viento intenso llegó a provocar que las llamas avanzasen más de un kilómetro por hora, con saltos de fuego a distancias considerables, lo que creó focos secundarios de forma constante. Estas circunstancias, y el elevado número de focos, hizo que se decretase nivel 1 en once fuegos por la proximidad con casas.

FELICITACIÓN Y CRÍTICAS

   Durante su intervención, Feijóo ha querido realizar una «felicitación expresa» a la labor que están haciendo los brigadistas, más de 7.000, así como a las fuerzas y cuerpos de seguridad para intentar «señalar» a los culpables de los incendios. «Todos tenemos que seguir trabajando», ha recalcado, para tratar de señalar y detener «a quienes nos quieren quemar».

   De esta forma, dio los «el mejor de los halagos» a todos ellos, así como también agradeció la «colaboración ciudadana». Además, en referencias a las críticas de habitantes afectados por los incendios, dijo «respetar» las «opiniones» de los vecinos, al entender que cuando a una persona se le está quemando su propiedad, es «razonable» que considere que faltan medios.

   Sin embargo, ha reiterado el trabajo «satisfactorio» que están realizando los brigadistas, que «arriesgan su vida, como en campañas anteriores en que se perdieron vidas».

   Además, sobre las críticas recibidas por el diseño del Pladiga (Plan de prevención y defensa contra incendios forestales), ha explicado que la forma de contratación «tiene mucho que ver con la climatología», de manera que «se ha secuenciado la incorporación de efectivos», ya que septiembre y octubre –ha augurado– serán «meses muy complicados».

   En este punto, el mandatario autonómico ha subrayado que la conselleira do Medio Rural, Rosa Quintana, comparecerá en el Parlamento al final de la campaña de incendios para explicar el despliegue de brigadas y hacer balance final. Preguntado por si descarta acudir él mismo a la Cámara, como le pide la oposición, ha dicho que él está «a disposición» del Parlamento si la situación es «especialmente grave», y ha apuntado que la decisión de las comparecencias «se tomará al finalizar la campaña».

   En este contexto, se ha mostrado partidario de un pacto político para «establecer medidas comunes», y ha asegurado que su gobierno «es el primer interesado» en que se logren pactos en el trabajo parlamentario. «Sería un buen trabajo si entre todos adoptásemos un acuerdo», ha señalado, para remachar, a renglón seguido, que él está «a favor de cualquier medida pactada para disminuir los fuegos forestales».

ENDURECIMIENTO DE LAS PENAS

   Feijóo ha recordado su apuesta por que se endurezcan las penas contra los incendiarios y, en este sentido, ha aludido al compromiso del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, de que en el próximo Código Penal se recoja la petición de Galicia para que las personas que quemen los montes «satisfagan con cargo al patrimonio» los costes.

   «El que incendie, que pague», ha abundado Feijóo, quien también ha respaldado «cualquier medida para frenar el fuego y saber quien quema», en alusión a la intención de Ribeira de poner patrullas de vigilancia.

   Sobre la posibilidad de tipificar como ‘terrorista’ la actividad incendiaria y a los causantes, como en Francia, Feijóo ha remarcado que «la propuesta del Gobierno es muy clara», y es la «responsabilidad patrimonial», de manera que el que prenda fuego «tenga que trabajar toda su vida para reponer los costes y pérdidas». Con todo, se ha manifestado «abierto» a cualquier propuesta y a reflexionar sobre otras legislaciones.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Lista Roja de la UICN

Meteoritos carbonáceos llenos de vida

Un roedor con mucha historia

Una tortuga gigante en los Pirineos