Más de 100 áreas de riesgo de inundación en la cuenca del Guadalquivir

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha identificado hasta 109 áreas de riesgo potencial significativo de inundación en la cuenca del Guadalquivir.

   Así lo recoge el documento de evaluación preliminar de riesgo de inundación informado este martes favorablemente por unanimidad por el Comité de Autoridades Competentes de la cuenca del Guadalquivir para dar cumplimiento a la directiva comunitaria que plantea a los estados miembros la necesidad de medidas que garanticen que los nuevos desarrollos urbanísticos sean seguros y no estén expuestos a futuras inundaciones.

   Según informa la propia CHG en un comunicado, ya ha finalizado la primera fase de cara a la elaboración de los planes de gestión del riesgo de inundación y ya está licitando la segunda, dentro del denominado Plan Hidra, para la elaboración de mapas de peligrosidad y de riesgo de inundación con el fin de delimitar y clasificar las zonas identificadas en función de su nivel de riesgo y de los daños potenciales a la población, bienes y medio ambiente.

   En concreto, el documento informado favorablemente por el Comité de Autoridades Competentes determina la existencia de hasta 109 áreas de riesgo en toda la cuenca del Guadalquivir y contabiliza hasta 204 episodios históricos de inundaciones, en los que destacan las capitales andaluzas de Sevilla y Córdoba.

- Advertisement -

   LA MAYORÍA, A FINALES DE OTOÑO Y PRINCIPIOS DE INVIERNO     Así, el estudio elaborado por la CHG revela que dos de cada tres inundaciones que se registran en la cuenca del Guadalquivir se localizan en la zona oriental, en el eje del río Genil, debido, especialmente, a la intensidad y torrencialidad de las precipitaciones, a lo abrupto de su relieve y a la fuerte erosión existente en la zona.  

   También pone de relieve que el 23 por ciento de las avenidas se localizan en el eje del Guadalquivir, con riesgo de inundaciones en las ciudades de Sevilla, Córdoba y Jaén. Esas inundaciones suelen registrarse a finales del otoño y principios del invierno, aunque también se producen algunas en el centro del verano.    

   No obstante, el estudio determina también que la progresiva construcción de embalses en la cuenca del Guadalquivir «ha reducido notablemente» el riesgo de inundaciones y que las que se registran en la actualidad suelen estar vinculadas a problemas de carácter local (precipitaciones y avenidas de fuerte intensidad, avenidas intensas en arroyos y torrentes o vinculadas a cursos secundarios), además de las vinculadas a los cursos principales, fundamentalmente Guadalquivir y Genil.

   El informe también determina que las inundaciones son fenómenos naturales que no pueden evitarse, si bien la forma en que se desarrollan las actividades humanas puede contribuir a aumentar sus posibilidades de ocurrencia y sus impactos negativos.

SIETE GRANDES ZONAS CON RIESGO DE INUNDACIÓN

   Con carácter general, el documento elaborado por la CHG divide la cuenca en siete grandes zonas, destacando con riesgo grave puntos concretos como la ciudad de Jaén, la Vega de Granada, el tramo final del río Genil (Écija) y el cauce principal del río Guadalquivir.

   En la primera zona analizada (Zona Norte), que engloba casi la totalidad de la margen derecha del Guadalquivir, se destaca que se trata de un área muy regulada y en la que se sitúan la mayoría de los embalses, por lo que se clasifica de «riesgo menor». No obstante, se detecta un área de riesgo «muy grave o grave» en la confluencia de los ríos Frío y Quiebrajano, al sur de la ciudad de Jaén, debido a la existencia de construcciones ilegales en dominio público y a la proliferación de urbanizaciones en zonas inundables.

   Por su parte, la zona denominada ‘Guadiana Menor’ (triángulo formado por los términos de Guadix, Huéscar y el embalse de Doña Aldonza) se caracteriza por su irregularidad pluviométrica y con una elevada erosión en suelos, así como una gran deforestación. Según la CHG, esa erosión provoca una «gran carga sólida que arrastran los cauces, lo que conlleva riesgo de mayor potencial de daño durante las avenidas».

   La tercera zona analizada (Guadalbullón/Guadajoz) se caracteriza por la existencia de frecuentes e intensas precipitaciones, especialmente en la Subbética cordobesa. A pesar de ello, esta zona se califica con riesgo moderado, aunque existen importantes desniveles de los ríos entre sus respectivos nacimientos y su entrada en la depresión del Guadalquivir.

   En el caso de La Vega de Granada, una de las zonas donde históricamente se han registrado severos episodios de inundaciones, se determina riesgo «grave o muy grave», debido, principalmente, a que se trata de un área deprimida rodeada de grandes relieves, lo que provoca una densa red de cursos de montaña.

«REDUCIDO CONSIDERABLEMENTE EL RIESGO» EN ÉCIJA

   La zona del Medio y Bajo Genil cuenta con una orografía muy suave y es una zona ampliamente regulada con embalses como Iznájar, Malpasillo o Cordobilla, por lo que no genera excesivos problemas. No obstante, se determina en riesgo «muy grave» el tramo final del río Genil en su confluencia con los ríos Blanco y Cabra, aguas arriba de Écija. Aun así, el informe expone la eficacia de la actuación llevada a cabo por la CHG en este municipio sevillano en defensa contra las inundaciones, lo que «ha reducido considerablemente el riesgo».

   La zona del Bajo Guadalquivir/Campiña sevillana se clasifica con riesgo «moderado o menor», ya que cuenta con una topografía plana, a pesar de que ocasionalmente registra precipitaciones locales muy intensas, súbitas y de corta duración que, a veces, ocasionan problemas como las inundaciones que se registraron en el municipio de Camas en noviembre de 1997.

   Finalmente, el cauce principal del río Guadalquivir es la zona en la que confluyen todos los cauces de la cuenca, por lo que presenta zonas de riesgo «grave», donde se registran inundaciones de gran extensión en zonas altamente habitadas. Según el informe, las históricas inundaciones en ciudades como Córdoba y Sevilla resultan ahora infrecuentes por la regulación de la cuenca y por los encauzamientos llevados a cabo.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés