Actualizar

viernes, febrero 3, 2023

La última glaciación alteró los monzones tropicales en Asia

  Con el uso de sedimentos de un antiguo lago, investigadores de la Universidad de Brown, en Providence, Estados Unidos, han descubierto que en la región de Indonesia, normalmente húmeda, el clima tropical se vio interrumpido por un periodo de sequía severa desde hace alrededor de 33.000 años hasta hace unos 16.000 años, coincidiendo con el pico de la última glaciación, cuando los glaciares cubrían vastas regiones del Hemisferio Norte.

   Los modelos climáticos han sugerido que el hielo glacial podría cambiar la pista de los monzones tropicales, provocando un periodo seco en Indonesia, pero los hallazgos de este trabajo, publicados esta semana en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, son los primeros en demostrarlo. El estudio, en el que se recopilaron 60.000 años de lluvia del centro de Indonesia, revela nuevos e importantes detalles sobre la historia del clima de una región que ejerce una gran influencia en el clima del planeta en su conjunto.

   El archipiélago indonesio se encuentra en la piscina caliente del ‘Indo-Pacific Warm Pool’, una extensión de océano que suministra una fracción considerable del vapor de agua a la atmósfera de la Tierra y tiene un papel en la propagación de los ciclos de ‘El Niño’. A pesar de la importancia de la región en el sistema climático global, no se sabe mucho acerca de su propia historia climática, según uno de los autores de este trabajo, James Russell, profesor asociado de Ciencias Geológicas en la Universidad Brown.

   «Queríamos evaluar la variación del clima a largo plazo en la región –destaca Russell– no sólo cómo influye Indonesia en el clima mundial, sino ver cómo eso alimenta de nuevo el sistema climático global». Russell y sus colegas subrayan que también es posible que la sequía en Indonesia creara un circuito de retroalimentación que amplificara el enfriamiento de la era de hielo.

   «Una gran parte del vapor de agua de la Tierra proviene de la evaporación del océano alrededor de Indonesia y el vapor de agua es el más importante gas de efecto invernadero de la Tierra«, explica Russell. «A medida que comienza a variar el ciclo hidrológico de Indonesia, varía la concentración de vapor de agua de la Tierra. Si se reduce el contenido de vapor de agua, se enfría el clima a nivel mundial. El hecho de que hubiera esta muy fuerte sequía en los trópicos durante la glaciación podría argumentar a favor de una fuerte retroalimentación de la concentración de vapor de agua para el clima global durante los ciclos glaciales-interglaciales».

   Los investigadores utilizaron núcleos de sedimentos del lago Towuti, un antiguo lago en la isla de Sulawesi en Indonesia central. Al observar las concentraciones de elementos químicos en los sedimentos cambian con la profundidad, los investigadores pueden desarrollar un registro continuo de la cantidad que la escorrentía superficial vierte en el lago, que está directamente relacionada con la tasa de la lluvia.

   En este caso, Russell y sus colegas analizaron el titanio, un elemento comúnmente utilizado para medir la escorrentía superficial, y detectaron una marcada caída en los niveles de titanio en los sedimentos datados entre hace 33.000 y 16.000 años, un fuerte indicador de que escorrentía de la superficie se ralentizó durante ese periodo, un hallazgo que corroborraron con los isótopos de carbono de la cera de las hojas de la plantas.

   Las hojas están cubiertas con una cera a base de carbono que las protege de la pérdida excesiva de agua por evaporación. Diferentes plantas tienen distintos isótopos de carbono en la cera de su hoja, de forma que, por ejemplo,  la hierba tropical que está adaptada en los climas más secos tienden a contener isótopo C- 13 mientras que los árboles, que prosperan en ambientes húmedos, usan isótopo C- 12. La relación de estos dos isótopos en los núcleos de sedimentos es un indicador de la abundancia relativa de hierba frente a los árboles.

   Los núcleos mostraron un aumento en la abundancia de hierba en los mismos sedimentos que exhibieron una disminución de la escorrentía superficial. Tomados en conjunto, los resultados sugieren un periodo seco lo suficientemente fuerte como para alterar la vegetación de la región que se correlaciona estrechamente con la máxima glaciación en el Hemisferio Norte.

   El siguiente paso de Russell y sus colegas es ver si este patrón se repite en múltiples ciclos glaciales. Los periodos glaciales se producen en ciclos de unos 100.000 años y las muestras de los núcleos de más profundos en el sedimento del lago Towuti mostrarán si esta sequía evidente durante la última edad de hielo también ocurrió en las edades de hielo anteriores.

   Se estima que los sedimentos del lago Tuwuti registran hasta 800.000 años de datos climáticos y Russell ha recibido recientemente fondos para tomar muestras de núcleos más profundos, con la intención última de estos expertos de predecir cómo la región puede estar influenciada por el calentamiento global provocado por el hombre.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés