Barakaldo. Envenenando rios y mares desde nuestras calles

Eguzki quiere denunciar la preocupante situación en la que se encuentran nuestro municipio, en las calles, los parques y las escasas zonas verdes la suciedad es visible.

Desde, bolsas de basura fuera de los correspondientes contenedores, hasta excrementos de perro, alrededor incluso de parques infantiles.

Pero al margen de esto, en esta ocasión, nos hacemos eco de otra denuncia vecinal y es que las colillas abundan y se acumulan en cada rincón de Barakaldo, especialmente alrededor de los establecimientos hosteleros.

Preocupados/as por esta situación, queremos destacar que un filtro contiene componentes tóxicos y cancerígenos como; cadmio, amoniaco, arsénico o naftalina.

Compuestos, que llegan arrastrados por las aguas pluviales a nuestros ríos y playas. Teniendo en cuenta que cada filtro contamina entre 8 y 10 litros de agua del mar, 50 litros si se trata de agua dulce y que su ingesta puede ser una causa de mortalidad directa en aves y cetáceos, creemos que es necesario tomar medidas para evitar su llegada a las aguas.

Si nos remitos a datos oficiales (Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo) entre el estado español y Euskal Herria se consumen 90 millones de cigarrillos al día, es decir, 32.000 millones de desechos de filtro al año, un residuo que tarda una década en degradarse y del que un 15% termina en nuestros ríos y playas.

Según, un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) la mayor parte de los residuos que se acumulan en la arena de las playas son plásticos (36,8%) y colillas de cigarrillos (30,6%).

Son muchos los organismos públicos y asociaciones que han realizado diferentes campañas para hacer frente a esta problemática, por lo que desde Eguzki solicitamos al gobierno municipal de Barakaldo que se sume a este tipo de iniciativas y que adopte las siguientes medidas concretas:

1. Colocar en las calles del municipio papeleras multifuncionales, válidas tanto para arrojar residuos de pequeño tamaño como para apagar cigarrillos y tirar las colillas.

No es necesario irse muy lejos para encontrar este tipo de papeleras ya que tanto en el Metro de Bilbao como en las calles de Bilbao podemos encontrarlas.

Además, para que el coste económico no sea una excusa para no llevar a cabo esta medida, las actuales papeleras del municipio pueden ser acondicionadas, añadiendo un cenicero a las mismas.

2. Llevar a cabo una campaña de concienciación dirigida a los/as hosteleros y dueños/as de otros espacios en los que se suele fumar, con medidas concretas como; animarlos a colocar ceniceros fuera de todos los locales

3. Llevar a cabo una campaña de concienciación dirigida a los/as propios/as fumadores/as ya que son muchos/as los y las que tiran las colillas al suelo a pesar de tener ceniceros cerca.

Esta última campaña podría venir acompañada del reparto gratuito por parte del Ayuntamiento de ceniceros portátiles, como ya hiciera el Ayuntamiento de Bilbao, allá por el 2006.

Fuente e imágenes: Eguzki

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés