Seguimos utilizando modelos de producción muy agresivos con el entorno

Actualmente, el centro tiene abiertas líneas de colaboración con empresas privadas tales como el Grupo Gadisa, al tiempo que trabaja con otras instituciones públicas. Es el caso de la Diputación de A Coruña y la Autoridad Portuaria.

En declaraciones efectuadas a Radio Líder, en el marco del programa “Galicia al Natural”, el Director del Centro de Extensión Universitaria y Divulgación Ambiental de Galicia (CEIDA), Carlos Vales, explicó que dicho ente nació en su momento con “la vocación de ser el centro de referencia para la educación ambiental en nuestra comunidad”. La iniciativa partió del concello de Oleiros, término municipal en el que se ubica su sede, consiguiendo posteriormente la implicación de la Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, y la Universidad de A Coruña. Por tanto, “funciona como un consorcio compartido por las tres administraciones”, precisó.

Actualmente, el centro tiene abiertas líneas de colaboración con empresas privadas tales como el Grupo Gadisa, al tiempo que trabaja con otras instituciones públicas. Es el caso de la Diputación de A Coruña y la Autoridad Portuaria.

Respecto a la plantilla de personal adscrita al Ceida, ésta se encuentra conformada fundamentalmente por educadores ambientales, documentalistas y administrativos, disponiendo los formadores de conocimientos específicos vinculados tanto a las ciencias naturales como sociales.

Emplazado físicamente en el Castillo de Santa Cruz, que pertenece a la localidad coruñesa de Oleiros, el Ceida goza de un entorno natural único desde el que se divisa la postal más espectacular de la ciudad de A Coruña. “Toda la gente que viene a nuestras dependencias nos recuerda que estamos en un lugar privilegiado”, manifestó Vales, señalando que “el castillo recibe muchas visitas de turistas, habiendo pasado por el mismo del orden de 1.000 personas que este año recibieron formación específica y otras 20.000 incluidas en programas de educación ambiental”. Asimismo, explicó que disponen de un espacio para exposiciones, donde divulgan muestras vinculadas a distintas temáticas ambientales.

ÁREAS DE ACTIVIDAD

Carlos Vales indicó que el Ceida cuenta con tres grandes áreas de trabajo: la formación ambiental mediante seminarios, cursos y congresos; la educación ambiental, a través de programas que se encuentran operativos a lo largo del todo el año y orientados a distintos colectivos; y el servicio documental, constituyendo éste el único centro de documentación ambiental de Galicia.

No obstante, y más allá de estas acciones, el director manifestó que han abierto una línea de cooperación con otros centros equivalentes españoles y entidades iberoamericanas y europeas, además de llevar a cabo actividades conjuntas con los países que tienen como lengua oficial el portugués. “Aprovechamos el privilegio de disponer de una lengua como el gallego para hablar con los brasileños, los caboverdianos y angoleños, permitiéndonos realizar proyectos conjuntos”.

De hecho, explicó que hace 10 años tuvieron la oportunidad de organizar el Primer Congreso de Educación Ambiental en el que intervinieron los países de habla portuguesa, siendo la primera vez que participaban tanto personas que trabajan en la educación ambiental desde la sociedad civil como representantes gubernamentales.

“Brasil se involucró de forma intensa, con más de un centenar de asistentes, circunstancia que abrió áreas de trabajo comunes”. Es el caso, por ejemplo, de la formación orientada a directores de Parques Nacionales de los países africanos gracias a la ayuda de la Agencia Española de Cooperación Internacional y de la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Y a raíz de esta experiencia crearon un espacio de comunicación a través de una página web www.pardela.org (Red hispano-lusófona para la gestión de áreas naturales protegidas) “que nos permite estar en contacto e intercambiar información”.

BALANCE Y PREVISIONES

De entre las actividades que el Ceida desarrolló en los últimos dos meses, su máximo responsable resaltaría especialmente un seminario para divulgar las aportaciones que se hicieron en el último Congreso Nacional de Parques Naturales y Áreas Protegidas, celebrado en Sidney (Australia), y que contó con ponentes de Suiza, Italia y Francia, así como asistentes de la Universidad de Manchester.

Respecto a la formación on line, que hasta ahora aglutinaba fundamentalmente a personas de Galicia, lo cierto es que actualmente están recibiendo matrículas de otras comunidades e incluso de Latinoamérica.

En cuanto a las actividades recientes, el 4 de junio llevaron a cabo un congreso escolar en el Paraninfo de la Universidad de A Coruña, destinándolo fundamentalmente a centros que están trabajando en proyectos vinculados a la Red Natura 2000.

También han abordado tareas vinculadas a temáticas que afectan a las seis Reservas de la Biosfera de Galicia y colaboran igualmente en la organización de un Congreso de Educación Ambiental que se celebrará en Portugal.

EL FUTURO MEDIOAMBIENTAL

“Los problemas ambientales son cada vez más grandes”, así de contundente se manifestó Carlos Vales. “Seguimos utilizando modelos de producción muy agresivos con el entorno y el proceso de calentamiento global va a tener consecuencias catastróficas para muchas áreas del planeta”.

A su juicio, “el problema de fondo está en que los humanos reaccionamos cuando las catástrofes ya se han producido, no antes”, pero nuestra función es “seguir trabajando para que seamos capaces de cambiar las cosas”.

A la pregunta de si el cambio vendrá de la mano de la educación o la sanción, el portavoz del Ceida respondió que “la educación no va a ser capaz de resolverlo todo”, a lo que añadió que “es imprescindible la sanción para que las normas funcionen.”

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Conoce el mapa de calor de España

Mesa de la Ciencia Pesquera

Qué es la resiliencia