Actualizar

viernes, enero 27, 2023

El Estado debe evaluar la reanudación de Garoña

El titular de la planta, Nuclenor, ha solicitado una renovación de su licencia de operación hasta el año 2031, con lo que la planta produciría electricidad hasta los 60 años desde su inauguración.

La organización ecologista Greenpeace ha reivindicado que en los trámites de evaluación de renovación de licencia de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) sea «obligatoria» la participación pública mediante el trámite de información pública y el proceso de Evaluación de Impacto Ambiental, con carácter transfronterizo.

Para la ONG, los dos procedimientos son de obligado cumplimiento antes de decidir si se reabre una central, de acuerdo con el Convenio de Espoo.

Con motivo del segundo aniversario del cierre de la planta, la ONG exige que «se cumpla la normativa» de seguridad nuclear en el proceso de prolongación de la vida de la central «más vieja» de Europa y subraya que desde que expiró la licencia de explotación de Garoña en julio de 2013 no se ha producido «ningún corte eléctrico».

El titular de la planta, Nuclenor, ha solicitado una renovación de su licencia de operación hasta el año 2031, con lo que la planta produciría electricidad hasta los 60 años desde su inauguración.

Este 6 de julio se cumplen dos años desde que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo emitiera la orden de cese definitivo de explotación de Garoña.

«No puede ser que se iniciara el proceso de reapertura de Garoña sin permitir a la ciudadanía presentar sus alegaciones. Más grave aún resulta que en dos años no se haya enmendado el error. La legislación no deja lugar a dudas: es obligatorio permitir la participación de pública y evaluar el impacto medioambiental también ante un proyecto de ampliación de una central nuclear», ha declarado la responsable de la campaña nuclear de Greenpeace, Raquel Montón.

El proceso está en manos del Consejo de Seguridad Nuclear, que está evaluando la solicitud de renovación de licencia y, al mismo tiempo, está aplicando procedimientos de seguridad ante la situación legal y real de cierre de la central.

Para Montón, no se sabe «ni cuando, ni cómo», ni siquiera si Garoña cerrará para siempre o no; sin embargo, ha destacado que en estos dos últimos años y medio no ha sido necesaria la electricidad que producía «la nuclear más vieja de la UE».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés