Copenhague también es Gipuzkoa

¿Cual sería la valorización economica?: el Consorcio vendería a Iberdrola (probable socio de la futura empresa) 195.000 Mw/h subvencionados en este país como energía renovable. Para júbilo de la empresa de recogida (probable socio de la futura empresa), obliga a transportar toneladas de residuos combustibles (neumáticos, envases, madera, plástico, papel-cartón…) a la incineradora; gran parte de ellos separados con la mejor voluntad por los ciudadanos y recuperados en contenedores selectivos para reciclar. Sr. Ormazábal, en el PIGRUG utilizan los términos recuperación y reciclado refiriéndose a lo mismo; hoy en Gipúzkoa ¿es la misma cifra?

 

El objetivo mejorado del PIGRUG para 2.016 es compostar el 10,1% de FORM O biorresiduos domésticos (en 2.002 era 4%). Pero ¿cual será el costo energético en deshidratar ese 90% de materia orgánica a incinerar?; ¿cómo justifican ese derroche de energía y desprecio a recursos materiales?… ¿silenciándolo?

 

Es fácil entusiasmar con una media verdad derivada de la ausencia de debate técnico; lo dificil es convencer con la verdad entera. La planta de Zubieta es parecida a la de Sogama en Cerceda (A Coruña). Hoy en esta planta la energía producida con la incineración es inferior a la consumida por los calefactores de biosecado, hasta el punto que según la directiva europea no se considera materia valorizable sino vertido.

 

Además de que la incineración es la energía más sucia de todas (para obtener 1 Mw/h se emite 4 veces más CO2 que una central térmica de carbón y el doble que una de gas), valorizar energéticamente residuos que contienen materia orgánica es como pretender apagar un fuego con gasolina

 

En Europa valorizan los biorresiduos a través de procesos mecanicobiológicos como la biometanización y posterior compostaje aerobio en plantas pequeñas y descentralizadas. Cada metro cúbico de biogas generado, equivale a la energía de 0,6 litros de gasóleo, con emisiones y residuo, cero, pero en España esta energía no está subvencionada como lo está la producida por la incineración.

 

Gipúzkoa no alcanza el 6% en autosuficiencia energética; para llegar el 20% previsto para 2.020, no se puede echar mano al “todo vale” con medias verdades. La otra media dice que es peor y mas caro generar energía a partir de incinerar materiales, que reciclarlos para ahorrar energía en producirlos.

 

Con las basuras de hoy en la mano, la gestión ideal es la que mas evita hoy el vertedero y mañana la incineradora; Usurbil con la recogida selectiva puerta puerta en menos de año ha reducido esta fracción en mas de un 75%, incrementando la recogida de material reciclable de un 20 a un 80%.

 

A pesar de ello el presidente del Consorcio y diputado de desarrollo sostenible Carlos Ormazábal traza tendencia en contra cuando dice: “Yo para mi casa no lo quiero”. Tendencia que marca una orientación mental y operativa de la ciudadanía hacia la no colaboración, como lo estamos viendo con la desidia ciudadana en acudir a las charlas informativas y posible boicot operativo ante la futura implantación del PaP en Hernani, orquestado por la oposición política de su propio partido, como ya ocurrió en Vilassar de Mar, por una mala gestión y politización del tema.

 

Politización del tema por intereses políticos a favor de otras prácticas económicamente mas favorables para las grandes “lobbis” de tratamiento y recogida de residuos; mas cómodas y “milagrosas” para los ciudadanos con menor conciencia, que ven “desaparecer” sus residuos de la noche a la mañana y los vertederos para ellos son virtuales… pero insostenibles para el medioambiente y retrógradas como las que mas como pedagogía de civismo, según Vd. mismo reconoce.

 

A su vez contrarias a lo que también recoge la encuesta:“La recogida puerta a puerta puede hacer innecesaria la planta de Zubieta”. Esto causa pánico; pero a pesar de que sabe que la clave de una buena gestión de residuos está en la recogida selectiva, el diputado refiriéndose a la incineración dice: “Es la mejor opción para eliminar obteniendo energía de los residuos que no pueden ser reciclados”.

 

Descuida que no se eliminan; los residuos se transforman, pero ¿en qué?: en calor inútil y residuos tóxicos imperecederos… ¿Porqué quemar también el 90% de materia orgánica y 43% de inorgánica (plásticos, papel, neumáticos..) para 2.016, (hoy sería 80% global) si es valorizable para el reciclado?. La clave es la respuesta a: ¿porqué son “no aprovechables”?, porque se recogen masivamente en una sola bolsa mezclado con lo orgánico y no selectivamente. Sin recogida selectiva se elimina la mayor posibilidad de valorización material por reciclado y compostaje y valorización energética por biometanización..la tendencia europea de la que se aleja Gipúzkoa.

 

A nuestros vertederos ¿porqué acuden masivamente gaviotas?, ¿porqué huelen y emiten a la atmósfera gases de efecto invernadero y lixiviados, contaminando tierras, aguas y atmósfera?; porque la bolsa de basura de todo Gipúzkoa (excepto Usurbil) contiene masivamente materia orgánica.

 

Es la razón que da fuerza a lo que sostiene el presidente del Consorcio Carlos Ormazábal cuando refiriéndose a la incineradora dice: “Tras su puesta en marcha (2.013), Gipúzkoa pasará página al sistema de vertederos; la solución medioambientalmente mas retrógada e insostenible de las existentes”.

 

Si es la mas retrógada ¿porqué esperar a 2.013, cuando Usurbil en 2.009 ya lo ha hecho, Hernani en 2.010, Oiartzun, Lezo, Zestoa, Debagoiena..lo van a hacer próximamente?

 

Obsesionado en cumplir la normativa europea sobre vertido cero, descuida los que va a provocar la incineración de materiales (112.000 T/año); descuida que la misma norma prioriza la valorización material a través del reciclado y compostaje, sobre la energética por incineración; descuida que la energía que se obtiene por incinerar residuos no es renovable, aunque en nuestro país reciba la misma subvención que la eólica o solar… en nuestro país.

 

Si quiere que Gipúzkoa cumpla la norma europea sobre desarrollo de energías sostenibles (12% para 2.010 y 20% para 2.020) es necesario implicar a las universidades e invertir la orientación del gasto en I+D, desviando de lo gastronómico a lo energético por ahorro y generación (eólica marítima, maremotriz, minihidráulica, bioetanol de residuos orgánicos y algas, etc.)

 

Si es insostenible ¿porqué no aplicar sin esperar a 2.016 la Normativa Europea sobre Gestión de Residuos Sostenible a través de la Recogida Selectiva y Valorización Material?: “Es una gestión de los recursos no renovables tal que tienda a reducir el consumo de materiales y energía por unidad de producto producido, tratando así de desmaterializar la economía y haciendo que el crecimiento económico no vaya indefectiblemente ligado a un mayor consumo específico de recursos por unidad de riqueza producida”…tendencia europea siguiendo la jerarquía marcada para TODOS sus miembros: Prevención, Valorización, Reciclaje-compostaje, Aprovechamiento energético y por último, último Eliminación, para evitar el vertido. 21.700 t/año de cenizas ¿no es vertido.. y tóxico?.

 

Alfonso del Val, es una de las personalidades mas reconocidas en nuestro país en este tema; refiriéndose al Plan de gestión de residuos en Gipúzkoa para 2.016 así escribe: Por sus contradicciones y falta de adecuación a las tendencias existentes en la UE, no auguramos un final optimista al PIGRUG. Probablemente los ciudadanos de Gipuzkoa nunca verán cumplidos los objetivos, a pesar del dilatado horizonte del mismo situado en 2016.

 

El PIGRUG ofrece, en su contenido, un marcado desequilibrio entre declaraciones de principios, todas muy correctas y bien elaboradas según la doctrina de la UE, y los pobres objetivos concretos que en relación a lo propuesto en abstracto, nos ofrece, máxime en un horizonte tan alejado como es 2016, año en el que probablemente estos objetivos, de cumplirse estrictamente, situarían a Gipuzkoa a la cola de los territorios europeos en gestión de residuos.

En este tema nos jugamos principalmente la salud de nuestros nietos y del medioambiente; la de un cuerpo y un planeta -cada uno con su realidad interior- que nos impulsan con su aliento vital sólo cuando nos ceñimos a lo que Einstein vino a decir para que el ser humano pueda sobrevivir en él y con el planeta: la utilización de las fuentes de energía nunca han de ir mas allá de las observables en la naturaleza, y Teresa de Ávila antes lo remarcó: “Debemos ser buenos con nuestro cuerpo para que al alma le guste vivir en él”.

Como colofón a ésta “movida”, (antes agradecer a quienes colaborais en la elaboración de ECOTICIAS, en particular a Pedro Pozas Terrados por todo lo que he aprendido de sus artículos, en particular la humildad del sabio que diciendo poco clarifica mucho), quiero dejar “colgado” el escrito que dirijo a nuestro diputado de medio ambiente. No reparo en lo atípico de mi colaboración en la pagina de ECOTICIAS con este escrito, pues ante toda formalidad debe prevalecer la información o contrainformación…. pues “copenhague” también es Gipúzkoa.

Carlos Ormazabal, le dirijo esta carta abierta, no con ánimo que me conteste, si que responda a lo que aquí se cuestiona y viene eludiendo una y otra vez. No quería llegar a esto, pero su actitud me empuja a ello; desdice totalmente la pedagogía que viene anunciando la Diputación desde 1.998 y explicando en los cursos de participación ciudadana que con tanta ilusión tomé parte…hasta que me harté de tanta teoría.

La gestión de residuos urbanos tiene muchas vertientes. Comparando experiencias en práctica, ante un mismo problema y plan de solución, se dan resultados la mar de dispares. Las imprecisiones del PIGRUG y pobreza de objetivos hace posible esta “vaguada” entre su teoría y los resultados que hoy vemos. Temas como falta de valorización relativa, al preveer incinerar mas del 60%, provocando tener que extraer nuevas materias primas, en vez de reciclar todo lo recuperado selectivamente; necesidad de compost en los suelos; valorización de escombros en hormigones para minimizar la extracción de áridos e impacto de las canteras, etc. Imprecisiones en la afectación medioambiental, valorización material, ahorro de energía y salud; cuatro parámetros de medida que determinan el balance de sostenibilidad del plan elegido.

Carlos Ormazábal, hoy la sociedad gipuzkoana está profesionalizada, y para tratar el tema de igual a igual, no exige cualificación; basta estar informado. Su plan y datos (quinto contenedor, biometanización o incineración masiva (90%) de biorresiduos, insalubridad en vertederos, recogida selectiva, derroche e infravalorización de residuos-recursos hoy vertidos y mañana incinerados, etc), anunciados en los últimos 10 meses, han sido rebatidos y Vd. no los ha contraargumentado ni desmentido; sólo ha marcado una tendencia negativa hacia el atez ate al decir: “para mi casa no lo quiero” y proclive a la incineración de residuos reciclables, cuando el primero reduce el vertido en un 75%

Se han dado razonamientos técnicos y no políticos; una oportunidad para emprender esas prácticas deliberativas que anuncian desde años. Se han presentado experiencias reales y objetivables de otras ciudades, no teóricas ni acomodadas a un interés, sino a resultados óptimos medidos por esos cuatro parámetros…. sólo cabe rediseñar o copiar de allí donde lo vienen consiguiendo.

Para ello viajó a Cataluña y Alemania, pero los logros hoy y objetivos del PIGRUG para 2.016, están en las antípodas de esos territorios o Navarra, Italia, etc; principalmente en lo referente a la recogida y tratamiento de biorresiduos y en general al grado de sostenibilidad medioambiental del territorio medido por la Huella Ecológica.

¿Porqué este despropósito económico, ecológico y pedagógico?. Sin llegar tan lejos como lo que nos aclara el amenazado periodista italiano que denuncia el negocio de las basuras en su libro “CAMORRA”, pienso que aquí se dan los mismos intereses entre gobernantes y lobbis multinacionales que se denuncian en el libro: “CONSPIRACIONES TOXICAS”, de ello da cuenta Pedro Pozas cuando comenta:

Los lobbies se han encargado de maquillar, de utilizar y manipular a su conveniencia todas estas legislaciones que se decantan muchas veces a favor de las multinacionales. Estamos por tanto en un mundo donde nos hacen ver que existe la democracia, pero que sin embargo la realidad es bien distinta y estamos gobernados por verdaderas mafias de poder que se encuentran por encima de los políticos. Es decir, que verdaderamente en Bruselas no hay representantes de los ciudadanos europeos, sino sólo representantes de las multinacionales que manejan a su gusto e interés el parlamento europeo. Muchos eurodiputados después se pasan a trabajar a las empresas privadas como pago por sus servicios realizados.

Ormazabal jauna: Gipuzkoa Aurrerá, bai, baina ¿zeinek neurtuta?……. Ongi izan

 

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés