Las malas compañías de LEGO

Ayer, Greenpeace iniciaba la campaña con una oleada de protestas con sus icónicas minifiguras. En Madrid, los mini- manifestantes escaladores «desplegaron» una pancarta en las torres Kio de Madrid con el lema: «Shell, no destruyas el Ártico».

Greenpeace ha presentado una nueva campaña mundial dirigida a la compañía de juguetes más grande del mundo: Lego. Su objetivo es movilizar a los más de cinco millones de personas que apoyan la campaña Salvar el Ártico de Greenpeace para que desarrollen acciones reivindicativas en todo el mundo para pedir a la empresa de juguetes que rompa su relación con la petrolera Shell por sus planes de perforación petrolífera en el Ártico. Una de estas «mini-acciones» ha tenido lugar en las torres Kio de Madrid, que se suma a las llevadas a cabo en los parques Legoland del Reino Unido y de Dinamarca.

Ayer, Greenpeace iniciaba la campaña con una oleada de protestas con sus icónicas minifiguras. En Madrid, los mini- manifestantes escaladores «desplegaron» una pancarta en las torres Kio de Madrid con el lema: «Shell, no destruyas el Ártico». Además, las minifiguras de Lego han realizado «acciones» en el Big Ben, en el Capitolio, la torre Eifel y otros sitios emblemáticos. Durante estos día más protestas se producirán en todo el mundo.

En su informe Las malas compañías de Lego, publicado ayer, Greenpeace pide a Lego que no anteponga el beneficio económico por encima de su compromiso con el medio ambiente y del futuro de los niños. La organización ecologista insta a Lego romper su relación con el gigante del petróleo, Shell, porque está amenazando el Ártico y la fauna única que depende de este ecosistema. Greenpeace advierte que Shell está usando a Lego para neutralizar la controversia de sus impactos sobre el clima y sus peligrosos planes para explotar el Ártico en busca de petróleo.

- Advertisement -

«El cambio climático es una enorme amenaza para todos los niños de todo el mundo, pero Shell está intentando apropiarse la magia de Lego para ocultar su parte de responsabilidad. Está utilizando Lego para limpiar su imagen y desviar la atención de sus peligrosos planes de extraer el petróleo ártico. Se está aprovechando de que los niños adoran sus juguetes para sellar su lealtad de por vida. Es hora de que Lego rompa este acuerdo con Shell. Les pedimos que defienda la protección del Ártico para las nuevas generaciones», ha declarado Sara del Río, portavoz de Greenpeace.

Desde 2012, el programa de perforación ártica de Shell ha sido objetivo de críticas por parte de organismos ambientales y ONG. Durante este mismo periodo se han vendido o regalado 16 millones (1) de kits de Lego en las estaciones de servicio en 26 países, lo que hace a Shell un importante contribuyente a las ventas globales de Lego (2).

La compañía de publicidad de Shell valoró el reciente acuerdo de dos años en 116 millones de dólares, e informa que Shell ha logrado un incremento del 7,5% en ventas en todo el mundo durante esta promoción (3). Lego ha confirmado a Greenpeace que durante este año se aumentará la promoción conjunta entre Shell y Lego.

Notas:
1. Video en Vimeo sobre Shell y Lego, 2013
2. El informe de responsabilidad social de LEGO afirma que, a través de sus ventas, alcanzaron a 75 millones de niños durante 2013.
3. Informe Anual Iris 2014, Iris worldwide, 6 de mayo de 2014

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés