Conversión de granjas de vacuno de carne a la ganadería ecológica

Este análisis es necesario antes de implementar cualquier nuevo sistema de producción con el fin de reducir tanto el impacto de la diversidad de factores externos como la vulnerabilidad del ecosistema dehesa a pequeños cambios de gestión.

La dehesa es un sistema agroforestal digno de mención y conservación, que requiere la implantación de sistemas de producción sostenibles con el fin de reducir su deterioro. Por otra parte, su sector ganadero debe adaptarse a un nuevo contexto global de mercado y de políticas agrícolas. Como respuesta, el sector ganadero ecológico se ha extendido no sólo a nivel mundial sino también en la zona adehesada de Extremadura en busca de una mayor sostenibilidad global. Sin embargo, las conversiones al sistema orgánico se han llevado a cabo habitualmente sin analizar la viabilidad de las explotaciones para hacerlo. Este análisis es necesario antes de implementar cualquier nuevo sistema de producción con el fin de reducir tanto el impacto de la diversidad de factores externos como la vulnerabilidad del ecosistema dehesa a pequeños cambios de gestión.
Dentro de este contexto, y de cara al vacío de conocimiento respecto al impacto de la conversión de estas granjas en el sector ganadero de vacuno de carne de la dehesa, el presente trabajo analiza la facilidad de conversión de dichas granjas y sus posibilidades de éxito teniendo en cuenta los cambios globales (de mercado y política agrícolas). Se han estudiado diferentes aspectos («áreas de acción») e integrado en el Índice de Conversión Global (GCI), teniendo en cuenta los requisitos legales para la producción agrícola ecológica europea, los principios de la producción ecológica, los futuros desafíos para los sistemas de producción de rumiantes, las líneas de acción para la PAC después de 2013 y su impacto en el sector vacuno de carne. Los resultados revelaron que las granjas deben introducir cambios significativos antes de iniciar el proceso de conversión, ya que presentaron puntuaciones muy reducidas en el GCI (42,74%), especialmente en lo que respecta a la salud y la gestión de los ecosistemas agrícolas (principio de ecología). En cuanto al manejo técnico y el bienestar de los animales (principio de justicia / equidad), las granjas se situaron cerca del sistema ecológico definido como óptimo y sostenible para el contexto de la dehesa. Desde el punto de vista social, la participación activa en transformación y comercialización de los productos se presentó como una necesidad de elevada importancia.

La versión completa en inglés puede consultarse en el siguiente enlace: http://www.mdpi.com/2071-1050/8/6/572

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés